Hospital / Archivo
Hospital / Archivo

El consejero de Presidencia, Elías Bendodo, ha afirmado este martes en rueda de prensa que Andalucía ya tiene un protocolo para el COVID persistente. Ha detallado que este protocolo «entra en vigor ya para todas las personas que tengan secuelas» y que se darán «los datos de los profesionales y de todas las personas que se van a ver afectadas». Asimismo, ha explicado que se trata de «estudiar, atajar y minimizar» los síntomas que padecen las personas una vez superado el coronavirus. Estos se mantienen y se prolongan en el tiempo indefinida y hasta crónicamente.

Con el objetivo de atajar estos síntomas de una enfermedad que se considera una «segunda pandemia», la Consejería de Salud creará unidades interdisciplinares. De esta forma, se podrán valorar las secuelas por profesionales de distintas ramas: medicina interna, rehabilitación, enfermería, psicología, neurología, cardiología y trabajo social. Asimismo, tanto los centros de Atención Primaria como los hospitales, implantarán unos circuitos específicos para estos pacientes.

Síntomas del COVID persistente

Los síntomas asociados al COVID persistente pueden presentarse superpuestos y pueden cambiar con el tiempo. Pueden afectar a cualquier sistema corporal: cardiovascular, respiratorio, gastrointestinal, neurológico, musculoesquelético, metabólico, renal, dermatológico o hematológico, entre otros. Asimismo, han advertido que es previsible que en los próximos meses se produzca, entre las personas que superen el COVID-19, un incremento de alteraciones psiquiátricas. Entre ellas: ansiedad, depresión o estrés postraumático.

Síndrome «post-COVID»

Los expertos de más 80 sociedades científicas han debatido en el 2º Congreso Nacional COVID-19 si el también conocido como Síndrome post-COVID representa una segunda pandemia. Entre los mecanismos que pueden originar este síndrome se encuentran una inflamación persistente, así como una desregulación inmune de baja entidad. Los expertos han discutido si la recuperación del COVID-19 puede basarse solo en una PCR negativa o en el alta hospitalaria, dada la alta incidencia de este síndrome .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *