villalobos-rectores-upo-us

“Si otras administraciones hicieran las cosas bien, la Diputación no tendría que firmar este acuerdo”, dice Villalobos.

El presidente de la Diputación de Sevilla, Fernando Rodríguez Villalobos, ha firmado esta mañana sendos convenios con los rectores de la Universidad de Sevilla, Antonio Ramírez de Arellano López, y de la Pablo de Olavide, Vicente Carlos Guzmán Fluja, por el que la Institución Provincial contribuye al fondo de ayudas sociales de las mismas con un total de 30.000 euros.

Villalobos ha lamentado el cambio de régimen para la concesión de becas impuesto por el Ministerio al tiempo que ha declarado que “si otras administraciones hicieran bien las cosas, la Diputación de Sevilla no tendría que firmar este acuerdo con ambas Universidades, pero no debemos permitir que ningún estudiante de la provincia interrumpa sus estudios superiores por motivo de su situación económica”.

El mandatario provincial ha anunciado que no descarta “la ampliación en un futuro de este apoyo económico para proteger a los jóvenes de la provincia que cursan sus licenciaturas; mantendré el contacto con los rectores para evitar en lo posible que el cambio normativo en la concesión de becas y la actual crisis deje a nuestros estudiantes sin formación universitaria”.

La Diputación aporta con este acuerdo al fondo social de las Universidades la cantidad de 20.000 euros, en el caso de la de Sevilla, y 10.000 euros para el de la Pablo de Olavide, un total de 30.000 euros destinados a sufragar gastos de manutención, transporte o alojamiento y que ambas entidades educativas distribuirán entre el alumnado a través de sus convocatorias particulares.

Los rectores de las dos Universidades han agradecido la ayuda de la Diputación de Sevilla. Para Antonio Ramírez en concreto, “la Diputación y su presidente siempre han sido conscientes de la necesidad de la ayuda social para que en muchas familias se pueda continuar con los estudios”. Ramírez, rector de la de Sevilla, ha explicado que siempre intentan intervenir en casos de riesgo de exclusión y ha citado, como dato orientativo de la labor que desarrollan en este ámbito, las 20.000 comidas gratuitas que dan cada año entre el alumnado.

Por su parte, Guzmán Fluja, de la Pablo de Olavide ha explicado que “el impacto real de la modificación del sistema de becas lo veremos en marzo o abril, cuando lleguen las negativas a las solicitudes de las mismas”, por lo que ha agradecido la intención expresada por el presidente de la Diputación de Sevilla de ampliar el apoyo de la Institución en un futuro si fuera necesario.

El rector de la Olavide ha comentado que esta Universidad “cuenta con un colectivo de entre 600 y 700 estudiantes en riesgo de exclusión motivado por el cambio del sistema de concesión de becas del Ministerio” y ha anotado, como dato significativo del trabajo en el campo social de su entidad, las “50 intervenciones de distinto tipo” que ha llevado a cabo su Universidad entre sus estudiantes entre septiembre y diciembre de este año.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad