Efectivos de la unidad de análisis de riesgo (ULAR) de la Aduana de Cádiz, han evitado la introducción de un alijo de hachís de 2104 kilos que se dirigía a Sevilla. La droga fue descubierta en un contenedor en Cádiz cuyo contenido declarado era chatarra. El contenedor formaba parte de una expedición compuesta de cinco más que están a la espera de ser inspeccionados.

La operación tuvo lugar en la mañana del pasado día 17 de noviembre, cuando los miembros de la ULAR propusieron para inspección un contenedor de chatarra que había sido declarado para despacho aduanero.

Varios indicios hicieron que el envío fuese propuesto para inspección en el punto de inspección fronterizo (PIF) de la Aduana de Cádiz. Tras la apertura del contenedor, se observó en un primer momento sólo la mercancía declarada (chatarra) pero, tras un examen minucioso, se detectaron varias sacas de arpillera que contenían 60 fardos de hachís de unos 30-40 kilos cada uno, resultando una cantidad total incautada de unos 2100 kilos.

Se ha procedido a la detención de una persona y no se descartan futuras detenciones. Las investigaciones siguen abiertas, habiéndose entregado todas las actuaciones al Juzgado de Guardia de Cádiz.

Deja un comentario