La Junta de Andalucía reparará el firme de más de 56 kilómetros de la autovía A-92 entre Sevilla y Granada mediante el uso de materiales asfálticos sostenibles (Masai), menos contaminantes y más respetuosos con el medio ambiente. La Consejería de Fomento ha licitado por cerca de 28 millones de euros cinco contratos para actuar en dos tramos de esta autovía que estaban en mal estado en las provincias de Granada y Sevilla. La intervención, que se llevará a cabo en el año 2023, se suma a la finalizada recientemente de 14 kilómetros en la A-92 desde la entrada a Sevilla hasta Alcalá de Guadaíra.

Dos de estos contratos corresponden a la reparación del firme de un tramo de 21 kilómetros de la autovía A-92 en la provincia de Sevilla, entre los términos de Arahal y Paradas (kilómetros 37 al 58). El presupuesto base de licitación es de cerca de 9,2 millones de euros para actuar en este tramo, que llevaba prácticamente 15 años sin reparaciones integrales y por el que actualmente circulan una media cercana a los 25.000 vehículos diarios, un 13 por ciento de ellos camiones. En el caso de este tramo de la A-92 de la provincia de Sevilla, el plazo de ejecución estimado será de cuatro meses.

Los otros tres se ejecutarán en un tramo de 35 kilómetros de la autovía A-92 en la provincia de Granada, entre los términos municipales de Loja, Sálar, Huétor Tájar y Moraleda de Zafayona, con un presupuesto de 18,7 millones de euros y un plazo de ejecución de ocho meses una vez se inicien los trabajos. Este tramo, situado entre los puntos kilométricos 176 y 211, presenta un elevado tráfico, ya que se trata de un eje vertebrador del transporte por carretera, soportando una media de hasta 32.000 vehículos al día, con un 18 por ciento de tráfico pesado. A pesar de la gran carga de vehículos, no se había aplicado ninguna reforma integral del firme en los últimos años, lo que había derivado en un empeoramiento de la vía.

Estos proyectos consisten en el refuerzo del firme para rehabilitarlo estructuralmente y, con ello, corregir los desperfectos de la vía y mejorar su seguridad vial. Así, se extenderá una nueva capa de rodadura a lo largo de toda la longitud del tronco de autovía y en los ramales de acceso y salida de la autovía, así como de las vías de servicio de ambas márgenes de la autovía localizadas en el tramo.

En los tramos del tronco de autovía en donde el firme se encuentra muy deteriorado se procederá a realizar un fresado de ocho centímetros de espesor y reposición con ocho centímetros de mezcla bituminosa en semicaliente (MASAI II). De igual manera, se ha proyectado la reposición de toda la señalización horizontal, tanto en el tronco de la autovía como en los ramales de los enlaces. Se completará la señalización horizontal con la ejecución, en la banda izquierda y en la banda derecha, de ambas calzadas de la autovía, de huellas sonoras. También se sustituirá la señalización vertical que se encuentra en mal estado, así como algún cartel de lamas.

Las empresas interesadas en ejecutar estas obras de reparación integral del firme en la A-92 tienen hasta 19 de diciembre para presentar ofertas a través de la plataforma electrónica de la Junta de Andalucía (SIREC).

Mezclas sostenibles

La principal novedad de esta reparación es el uso de Materiales Asfálticos Sostenibles Automatizados e Inteligentes (MASAI), desarrollado por el Laboratorio de Ingeniería de la Construcción (LabIC) de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Granada y que la Consejería de Fomento está aplicando en su red viaria de titularidad autonómica.

Los Masai son mezclas bituminosas producidas a temperatura máxima de 140 grados y con características singulares, como que al menos el 20 por ciento del peso es material fresado procedente de carreteras deterioradas o el 0,5 por ciento de material reutilizado como polvo de neumáticos.

La denominación del nuevo material asfáltico hace honor a la tribu Masai asentada en el este de África. Para sus miembros, la tierra y todos sus elementos son sagrados y por ello se niegan a degradarla. Su supervivencia depende de la salud y fortaleza de la naturaleza de su entorno y de aprovechar al máximo todo lo que ésta les proporciona, no generando ningún residuo. Y éste es el espíritu principal de los nuevos materiales Masai: reutilizar, reciclar y valorizar productos ya preexistentes, incluso de la propia carretera, de forma que no se sobreexploten los recursos naturales, además de imponer nuevas técnicas de producción que permitan reducir drásticamente la temperatura de fabricación lo que conllevará menores consumos de combustibles fósiles y, por ende, una reducción notable de las emisiones durante la fabricación de las mezclas.

Deja un comentario