Agentes de la Guardia Civil de Los Corrales investigan a un matrimonio por un delito de defraudación por robar agua, al tener enganchada la acometida a un complejo turístico colindante desde el pasado año 2016, llegando a defraudar unos 16.000 euros.

La Guardia Civil inició su investigación a raíz de la denuncia interpuesta en dependencias oficiales por la propietaria del Complejo de Turismo Rural Ana Reverte, ubicado en el término municipal de Los Corrales. En ella manifestaba que desde el año 2016 notaba que el gasto de agua del complejo turístico había aumentado de forma exponencial, si se comparaba con trimestres anteriores. El gasto en facturación en los últimos trimestres del 2016 aumentó de 87 a 1560 euros, comprobando además como su contador de agua seguía girando, aún con las llaves de paso cerradas.

Unos huertos y arboleda los delataron

Las primeras sospechas sobre el matrimonio por robar agua surgen cuando la Guardia Civil y la denunciante se percatan que la parcela propiedad de estos y colindante con el complejo turístico, medró de manera rápida unos huertos y arboleda que, teniendo en cuenta la falta de agua que existe por esa zona, daba para motivar las sospechas sobre los mismos.

Por todo lo anterior, la denunciante decide abrir una zanja en el terreno y comprobar su acometida de agua para así poder descubrir si el gasto elevado de agua se debe a una rotura de la misma, o a cualquier manipulación en el suministro realizada por terceras personas. Así pues la perjudicada solicita la presencia de los Agentes del Puesto de la Guardia Civil de Los Corrales, para con ello constatar en su denuncia el trabajo de los operarios.

Una derivación que se dirigía a la propiedad de los investigados

Finalmente, la Guardia Civil, junto a la denunciante y operarios, comprueba como en la tubería de abastecimiento de agua que surte el complejo, tiene instalada una toma/derivación que se dirige directamente hacia la parcela propiedad de los investigados.

Por todo ello, la Guardia Civil del municipio sevillano de Los Corrales procedieron a investigar al matrimonio, vecinos del municipio sevillano de Martín de la Jara, acusados ambos por un supuesto delito de defraudación de fluido eléctrico y análogas, más concretamente agua, estimando el valor de lo defraudado en 16.000 euros.

Las diligencias han sido remitidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción en funciones de guardia de la localidad de Osuna.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad