Paso atrás, tanto anímico como futbolístico, el que ha vivido el Sevilla FC este sábado en Ipurua. Las rotaciones, que permitieron debutar a Layún, Roque Mesa y Sandro, no funcionaron y el equipo se vio superado por los armeros desde el primer momento.

Aunque al descanso la ventaja vasca ya era de 3-1, los de Mendilibar no se conformaron y fueron a por más ante un Sevilla superado, consiguiendo un 5-1 que hace daño a las puertas de un partido tan importante como el del próximo miércoles.

Lo ocurrido esta tarde en Eibar se vio escenificado por la primera jugada del partido, en la que Kike García encontró una autopista por la banda izquierda y se acabó plantando a los pies de Sergio Rico para batirle con un trallazo a la escuadra. 38 segundos pudieron los de Montella defender la igualdad en el marcador y a partir de ahí tocó remar muy a contracorriente. Y es que el Eibar siempre olió la sangre y abusó de su fútbol de empuje para hacer daño una y otra vez en el área nervionense. A los siete de juego Charles cabeceó al palo y tres más tarde fue Rico el que salvó el gol de Orellana.

No pudo hacerlo poco después, cumplido el cuarto de hora, cuando el chileno remató sin oposición en el segundo palo un gran centro de Cote con el exterior. Mazazo nada más empezar que hacía tomar la reacción casi como una quimera. Sin embargo, hubo algo de esperanza con unas manos de Dani García tras un sombrero de Sandro que el colegiado señaló como penalti. Aunque Dimitrovic adivinó la intención de Sarabia el madrileño conseguía el 2-1 con tres cuartos de partido aún por delante. Una esperanza que no duraría, pues en la siguiente jugada Rico volvía a salvar el tercero en un cabezazo a bocajarro de Kike García.

El Eibar llevaba muchísimo peligro en cada acercamiento, mientras que los nervionenses no conseguían superioridad numérica ni tan siquiera cuando robaban en campo contrario. Fue entonces cuando el Eibar sacó rendimiento a una de sus armas más características, un córner en el que el central Ramis le ganó la partida a Lenglet y anotó el tercero con un testarazo inapelable. Fue cumplida la media hora y de ahí al final los vascos siguieron apretando, pero la más peligrosa la tuvo Ben Yedder con una prolongación a centro de Layún que adivinó Dimitrovic.

Lamentablemente el Eibar tenía ganas de más y la segunda parte se jugó prácticamente en campo sevillista. Es cierto que con menos colmillo porque ya no era necesario, pero el empuje azulgrana y la desconfianza atrás del Sevilla fue suficiente para que el marcador creciera. Un mal pase de Lenglet para Pareja dejó a Orellana en mano a mano con el argentino, que no llegó a tiempo y vio como el chileno hacía el segundo. Casi al final, era Arbilla de falta directa el que certificaba el cinco a uno final.

Pesadilla para los de Montella en Eibar que podría dejar acabar con el equipo fuera de Europa si el Celta consigue ganar en Mendizorroza. Eso sí, lo que toca ahora es olvidar LaLiga y centrarse en la oportunidad de regresar este miércoles a una final copera. Nada de lo de hoy debe influir para que Nervión sea una caldera que permita que su equipo se sitúe a las puertas de un nuevo título.

Ficha del partido:

5. SD EIBAR: Dmtrovic, Rubén Peña, Ramis, Arbilla, José Ángel, Diop (Jordán, minuto 81), Dani García, Orellana (Capa, minuto 87), Inui, Charles (Escalante, minuto 75) y Kike García.

1. SEVILLA FC: Sergio Rico, Layún, Nico Pareja, Lenglet, Escudero, N’Zonzi, Roque Mesa (Banega, minuto 52), Sarabia (Jesús Navas, minuto 75), Sandro (Muriel, minuto 65), Nolito y Ben Yedder.

GOLES: 1-0, minuto 1: Kike García. 2-0, minuto 16: Orellana. 2-1, minuto 21: Sarabia, de penalti. 3-1, minuto 31: Ramis. 4-1, minuto 61: Orellana. 5-1, minuto 82: Arbilla.

ARBITRAJE: Trujillo Suárez, canario. Amarilla para Nico Pareja, Banega y Roque Mesa.

Crónica facilitada por el Sevilla FC.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad