Antonio Pulido, presidente de Cajasol, durante una de las asambleas de hoy

Tras anunciar la fusión a finales del año pasado, Cajasol y Caja Guadalajara hoy culmina la fusión de ambas entidades en la que es la primera fusión de España entre cajas de ahorro de dos comunidades distintas.

Sevilla Actualidad. El presidente de Cajasol, Antonio Pulido, ha desvelado en la doble sesión asamblearia para aprobar las cuentas de 2009 y para ratificar la absorción de Caja Guadalajara, que la solvencia diferencial de la Caja y la dimensión adquirida tras las dos fusiones culminadas con éxito en los tres últimos años le permiten afrontar la reestructuración del sector “sin prisas” y desde una confortable posición. Según Antonio Pulido, “hemos ido por delante en saneamiento de cuentas y en procesos de integración y por eso contamos con la ventaja competitiva de no tener que improvisar nuestro futuro”.

Sin embargo, Pulido ha admitido que la entidad aprovechará la necesaria reordenación y reforma del sector para seguir creciendo con nuevas alianzas y para reforzar la solvencia de la entidad con los nuevos instrumentos de capitalización que se proyectan en la modificación de la Ley de Cajas.

En este sentido, el presidente desveló que la entidad dispone de una hoja de ruta propia en la que se propone, en una primera fase y según las conversaciones que mantiene en estos momentos con otras cajas, seguir impulsando aquellas operaciones que fortalezcan el sistema financiero.

A este respecto, añadió  en su discurso que Cajasol no descarta otros movimientos dentro de Andalucía, siempre que tengan como objetivo fortalecer el sistema financiero en Andalucía.

“Cajasol ha liderado con éxito una fusión regional y otra interregional de forma consecutiva y está abierta ahora a tomar cualquiera de los dos caminos”, ha dicho el presidente ante la asamblea extraordinaria que ha aprobado la fusión con Caja Guadalajara.

Además de seguir creciendo en dimensión, Pulido ha avanzado que Cajasol, tras salvar el crítico ejercicio de 2009 con mejores indicadores que la media del sector, mantendrá de cara a este año como prioridad la mejora de la solvencia y la eficiencia, por lo que no descarta nuevas políticas de contención de costes.

Para el presidente de Cajasol, el sector de las cajas necesita una “urgente reordenación y reforma normativa para salvar las esencias y la naturaleza jurídica de un modelo de éxito”.

Antonio Pulido entiende que el sector se ha hecho con la mitad del sistema financiero “por su capacidad de adaptación a los tiempos y por su probada utilidad social”, y aboga por abundar en ambos principios a la hora de la reforma.

Pulido cree que en la actual coyuntura de crisis global, las cajas presentan debilidades que hay que corregir, como un exceso de capacidad en las redes comerciales, falta de dimensión para mejorar eficiencia y solvencia y escasas oportunidades para captar más y mejores recursos.

Por eso, para encarar este nuevo escenario respalda nuevos instrumentos de capitalización y la apuesta por las fusiones o las alianzas, aunque advierte que el nuevo modelo debe diseñarse “como un traje a la media” de cada entidad.

A su juicio, cada entidad “debe poder elegir y adaptarse a las nuevas condiciones de mercado según su posición relativa, su singularidad o sus necesidades financieras, y para ello la reforma debe dar opciones amplias”.

Fusión pionera y modélica

Por otra parte, el presidente de Cajasol se mostró ante los consejeros “muy orgulloso” de una integración que coloca a Cajasol con unos activos de casi 33.000 millones de euros, 809 oficinas (736 de Cajasol y 73 de Caja Guadalajara) y 5.045 empleados (4.720 de Cajasol y 325 de Caja Guadalajara). Se trata, en palabras de Pulido, de una unión pionera y modélica que no necesitará ayudas y cuyas medidas laborales, que han logrado un amplio respaldo sindical, serán voluntarias, no traumáticas e irán incluidas en los acuerdos asamblea conjunta que integra desde hoy a los de negociación colectiva de la caja resultante.  

La asamblea que ha aprobado la fusión culmina un proceso del que sale “una Cajasol más fuerte y mejor preparada para afrontar con éxito el futuro”, según dijo el presidente de la entidad. Esta unión, como es común a la fusión que integró anteriormente las estructuras de El Monte y San Fernando, se produce en un contexto extremadamente complejo, lo que multiplica, según Pulido, el mérito de esta integración “prudente, discreta y ejemplar”.

Por encima del sector en 2009

Unas horas antes, la asamblea ordinaria de Cajasol aprobó unas cuentas, las de 2009, que colocan a la entidad andaluza por encima de la media del sector en solvencia, control de la morosidad y rentabilidad gracias al saneamiento y al proceso de transformación interna que ha llevado a cabo la entidad bajo la presidencia de Antonio Pulido.

Pese a las duras condiciones macroeconómicas y al recorte en los beneficios, la caja cerró el pasado año con una solvencia del 14,6% que la sitúan entre las cajas más sólidas de España, según resaltó el presidente en su intervención.

Mientras que un tercio de las cajas vio recortados sus beneficios en más del 50% en 2009, Cajasol superó el pasado año con una caída por debajo de la media, hasta los 115 millones de euros y después de aumentar provisiones en un 50% para hacer frente al rigor de la crisis y de la morosidad.

Este índice y el llamado core capital, que mide la solvencia en función del riesgo contraído y que sitúa a Cajasol en el pelotón de cabeza de las diez primeras entidades del sector, dan muestras de la fortaleza de la entidad, que además cerró el pasado ejercicio con una holgada posición de liquidez.

Para Antonio Pulido, durante el ejercicio 2009 fue especialmente importante y estricta la política de contención y racionalización de los costes (integración de más de 100 oficinas), lo que permitió limitar el crecimiento de los gastos de explotación y a su vez mejorar de forma muy notable la eficiencia de la entidad, “tal vez el reto más importante al que se enfrenta Cajasol y que se perfila como una de las grandes prioridades de 2010”.

Pulido defendió  las reformas estructurales y las medidas de consolidación fiscal que se están llevando a cabo en toda la UE y también en España para despejar las incertidumbres que pesan sobre la recuperación de la economía comunitaria.  

Y añadió a este respecto que asistimos a “tiempos excepcionales que exigen por tanto medidas igualmente inéditas”. Es el momento por tanto, según Pulido, de la responsabilidad y de que cada segmento de la sociedad asuma su parte de sacrificio y enfrente las transformaciones que necesite para contribuir a la vuelta a la senda del crecimiento y de la creación de empleo. En este sentido, avisó de que también las cajas y todos sus estamentos deben preparase, como el resto de la sociedad, para momentos de sacrificio en un año excepcionalmente duro como será 2010.

Pulido admitió  que las condiciones del mercado se agudizarán todavía más en este ejercicio y muchas cajas no podrán esquivar los números rojos, lo que explica a su entender el baile de fusiones de los últimos días. “Necesitamos, dijo Pulido, seguir creciendo y reforzar nuestras cuentas para salvar un ejercicio crucial en el que definitivamente se reinventará el sector de las cajas de ahorros, desembocando en un nuevo escenario en el que, como estamos viendo, algunas de ellas se quedarán en el camino”.

En cuanto a los Órganos de Gobierno de la caja resultante de la fusión, dos miembros del consejo de administración  y un miembro de la Comisión de Control de Caja Guadalajara se incorporarán al Consejo y Comisión de Control de Cajasol, del total de catorce consejeros de la asamblea alcarreña que pasan a formar parte de la Asamblea General de la entidad andaluza.

www.SevillaActualidad.com

Christopher Rivas

Christopher Rivas

Licenciado en Periodismo y Máster en Sociedad, Administración y Política, puso en marcha el 'Proyecto Deguadaíra', germen de Sevilla Actualidad. Ha pasado por El Correo de Andalucía, Radio Sevilla-Cadena...