clara-aguilera-parlamento

La consejera ha apostado en el Parlamento por marcar una diferenciación clara hacia las especificidades andaluzas como el olivar, la dehesa, el regadío y la ganadería ovina y caprina.

La consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, ha rechazado esta tarde en el Parlamento andaluz que, ante la actual situación de crisis global, sea «el momento adecuado para abordar una reforma tan profunda de la Política Agrícola Común que implica una redistribución obligatoria de los fondos que perciben los agricultores» y ha recordado que ésta «es la primera vez que una reforma afecta a todos los agricultores y a todos los sectores». Aguilera, que ha comparecido para iniciar el debate general relativo a la reforma de la Política Agraria Común (PAC) para el periodo 2014-2020, ha agradecido a los grupos parlamentarios el interés y la preocupación por las consecuencias de la reforma en Andalucía.

Durante su intervención, ha expuesto como planteamiento irrenunciable mantener el volumen actual de ayudas directas, que supone 1.600 millones de euros anuales «que pertenecen a los agricultores andaluces por su esfuerzo y trabajo en el campo».

Asimismo, ha considerado imprescindible la subsidiariedad de las regiones en la aplicación de la PAC, «de modo que nos permita adaptar las ayudas directas a la singularidad de cada territorio y a las orientaciones productivas de nuestras explotaciones». En este sentido, ha recriminado que las propuestas legislativas presentadas por la Comisión Europea no contemplen las características específicas de los territorios andaluces y ha exigido «una diferenciación clara hacia el olivar, la dehesa, el regadío y hacia los sectores ganaderos más sensibles, como son el ovino y el caprino». «Éstas son las bases de nuestro modelo agrario, un modelo productivo, de calidad, seguro y sostenible y, por ello, es imprescindible fomentar este tipo de agricultura», ha destacado.

En cuanto al planteamiento de la Comisión Europea de eliminar las referencias históricas y sustituir este modelo de pago por una tasa plana, Aguilera ha manifestado su oposición, ya que «supone un cambio radical que acabaría con nuestro mapa actual de distribución de las ayudas». «Al proponer un reparto homogéneo de ayudas por hectárea sin tener la diversidad de la productividad de cada territorio, se promueve claramente una agricultura improductiva y menos competitiva», ha explicado la consejera, que ha recordado que, en junio de 2009, la Junta ya mostró su rechazo a la tasa plana en un estudio que evaluaba su impacto en Andalucía.

Además, ha reivindicado que, en lo referente a la política de desarrollo rural, Andalucía rechaza cualquier posible incremento del porcentaje de cofinanciación por parte de los estados miembros, y ha explicado que se debe reconocer un estatus intermedio para las regiones salientes del Objetivo Convergencia, de forma que se garantice el actual nivel de apoyos y la misma tasa de cofinanciación para estas regiones, «como se ha hecho con los fondos de cohesión».

Aguilera ha transmitido a la Cámara el gran trabajo que desarrollan los agricultores andaluces, cuyos sistemas productivos generan ya grandes beneficios ambientales como el almacenamiento de CO2 por los olivares y las dehesas, la mejora del suelo por la agricultura de conservación o la contribución de la Producción Integrada a la biodiversidad. «Consideramos que no es necesario introducir nuevos compromisos verdes, ya que nuestra agricultura es medioambientalmente sostenible», ha afirmado.

La consejera ha respaldado la propuesta de dirigir el apoyo a los agricultores activos, aquellos que generan empleo y riqueza. Asimismo, se ha mostrado a favor de simplificar el sistema de pago a los pequeños agricultores para eliminar las exigencias a los mismos. «Esta medida es particularmente positiva para Andalucía, ya que en torno al 40% de nuestros productores podría beneficiarse de ella», ha indicado.

Medidas de mercado

La titular de Agricultura ha insistido en que «la volatilidad de los precios exige unos mecanismos de gestión de mercado, ágiles y adoptados de forma continua a la realidad» y ha lamentado que la Comisión Europea no haya presentado medidas «ambiciosas y valientes». Por ello, Andalucía reclama mayor protagonismo a la hora de reconocer las crisis y de determinar las medidas necesarias para combatirlas.

En cuanto a las Organizaciones de Productores e Interprofesionales, Andalucía valora reforzar su papel en los mercados y eximir al sector agrario de cumplir con las normas de la competencia, una cuestión «absolutamente prioritaria para mejorar la renta de los agricultores», en palabras de la consejera.

Aguilera ha querido resaltar el trabajo que viene haciendo el Gobierno andaluz en defensa de los intereses del sector ante el debate de la reforma de la PAC, cuyas propuestas legislativas se encuentran ahora en el Parlamento Europeo y en el Consejo. «Ya hemos iniciado el debate en la Eurocámara, tras habernos reunido con nuestros representantes para marcar la estrategia de trabajo que se va a desarrollar el próximo año y medio; además, trabajamos con el Gobierno de España para defender los intereses andaluces en el Consejo», ha dicho. La consejera ha destacado la interlocución directa que está manteniendo con la Comisión Europea, «presentando informes y trasladando nuestra posición» y «buscando alianzas estratégicas con otras regiones europeas».

www.SevillaActualidad.com

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para laSexta. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro...