dia alzheimer

La Sociedad Española de Psicogeriatría (SEPG) ha denunciado la limitación de la atención sanitaria a las Demencias en el Día Mundial del Alzhéimer.

Según datos de la Asociación Internacional de Alzhéimer, cada cuatro segundos una persona es diagnosticada de demencia, y se estima que para el año 2050 más de 100 millones de personas sufrirán esta enfermedad. El aumento de la esperanza de vida ha provocado que este tipo de demencias sean las más comunes debido al envejecimiento y al deterioro de las capacidades intelectuales afectando a todos los aspectos de la vida del individuo y a aquellos que le rodean.

En España hay cerca de 1.400.000 personas con algún tipo de demencia, de las que 600.000 padecen alzhéimer. Una cifra que se podría incrementar hasta el millón de casos en 2050 ya que, como prevé la OMS, a este ritmo, se duplicarán cada 20 años, lo que convierte al alzhéimer, según la SEPG, en “una verdadera epidemia del siglo XXI”.

A ello hay que sumar el hecho de que al menos un 40 por ciento de las personas que tiene demencia están sin diagnosticar, como señala la Federación Gallega de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (FAGAL) y que se trata de trastornos mentales que no afectan sólo al paciente, sino a su familia, su entorno socio sanitario y con mucha profusión, a sus cuidadores y cuidadoras que, en el 80 por ciento de los casos suele ser un familiar directo que invierte al menos 70 horas semanales en este cuidado.

Es por ello, que la Sociedad Española de Psicogeriatría ha advertido este viernes que el sistema socio-sanitario tiende a regirse “por el único criterio de la eficiencia -mayor calidad asistencial al menor coste- lo que puede ser una excusa, sobre todo en época de crisis y eliminación de recursos, para suprimir aquella atención más costosa y prolongada”.

“No existe modelo ético aceptable que apoye una limitación de la Atención a las Demencias, la psicogeriatría tiene su propio modelo propio de atención que puede asegurar, precisamente, la eficiencia y el ahorro de costes” ha advertido la SEPG.

El presidente de la Sociedad Española de Psicogeriatría, Raimundo Mateos Álvarez, ha asegurado que “la eficiencia en la asistencia socio sanitaria será óptima si se mantiene la calidad asistencial y el equilibrio en la inversión” para lo cual es necesario, afirmó, “una atención diferenciada en el sistema sanitario para que la crisis y los recortes no conduzcan a la institucionalización de los criterios de eliminación de recursos y gastos y de coste y eficacia”.

En ese sentido, según el presidente de la SEPG “la atención de las Demencias supone una situación clínica compleja que involucra aspectos médicos y sociales muy interrelacionados”. A nivel médico “por la cantidad de especialidades que intervienen en su atención y por la fragilidad y vulnerabilidad del paciente a cualquier tratamiento” y socialmente “porque las demencias son trastornos crónicos muy invalidantes que ocasionan dependencia de todo el entorno del enfermo” y además, “un gran estigma social por los elevados costes asociados a ella y por el enorme impacto que genera en el paciente, en su cuidador, en su familia y en la sociedad en general”.

Por eso, para conseguir eficiencia y ahorro de costes, ha subrayado este experto “es primordial el compromiso y la implicación de todas las Administraciones en el ámbito socio sanitario, pues en algunos casos estos criterios de coste y eficacia llegan hasta el punto de plantear si merece la pena atender a las personas con demencia, pues la atención que requieren es más costosa y prolongada”. Pues, como ha advertido, “no existe modelo ético aceptable que apoye una limitación de la atención a las demencias que, pueden ser enfermedades mentales, neurologicas, geriátricas, de Atención Primaria, de Hospital, de Comunidad, de Residencia, de todos, pero no son propiedad de nadie”.

Protocolo y alternativas

Así, la SEPG ha informado que para una mayor calidad asistencial y eficiencia es incuestionable “una coordinación entre los diferentes tipos de atención a las demencias y una gran cooperación entre los servicios sociales y sanitarios para que el usuario tenga continuidad en la asistencia y no recaiga”. En ese sentido “las carencias más importantes en el manejo de estas enfermedades suelen ser una grave falta de coordinación en la atención a las Demencias y una gran sobrecarga del cuidador por la escasa cooperación entre servicios sanitarios y sociales”.

Precisamente la psicogeriatría tiene un modelo propio de atención, resultado de la aplicación de los principios de la asistencia psicogeriatrica de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que puede asegurar la eficiencia y el ahorro de costes, especialmente a largo plazo.

Según ha explicado Mateos, este modelo de atención está basado principalmente “en la atención continuada que debe ser desarrollada por la red de salud mental”. Este tiene que ser capaz de poner en marcha “un modelo psicogeriátrico específico, mediante un plan de evaluación y seguimiento, no solo al paciente sino a cuidadores y familiares, para generar calidad de vida a todos ellos sin privar de los derechos asistenciales y al mismo tiempo generar eficiencia y ahorro asistencial”.

Las herramientas para lograr este modelo, ha concluido, son “el diagnóstico precoz; el abordaje integral y en el entorno del usuario; el retraso de la institucionalización; la normalización que facilite el uso de la red asistencial; accesibilidad tanto física como espacial (distancia a los centros); atención prolongada y continuidad de cuidados; atención multidisciplinar; coordinación entre los servicios sociales y sanitarios, así como una alianza terapeútica entre el equipo asistencial y la unidad funcional de paciente más cuidadores y cuidadoras”.

www.SevillaActualidad.com

Avatar

Candela Vázquez

Licenciada en Periodismo por la US. Sus primeros pasos fueron como reportera y locutora para los informativos locales. En prensa escrita sus informaciones se han seguido en Estadio Deportivo y en ElDeporteFemenino.com....