Tenía razón mi profesor Pedro Rivas cuando decía que algunos creen que la paz se consigue con el simple hecho de enunciarla, sin parar a contar la de vidas caídas en defensa de la paz y la libertad. 

Lo digo porque también creo que hemos sobrevalorado la paz. O, mejor dicho, la garantía de la perpetuidad de la paz y la defensa de la misma. El que les escribe, el primero. Creímos que estaba todo hecho y que ya no habría que volver a morir por la paz. Nos equivocamos. 

CONTENIDO EXCLUSIVO

Puedes hacerte socio o registrarte gratis

Si estás registrado o eres socio inicia sesión

Daniel Pérez

Daniel Pérez

Andar y contar es mi oficio. En Twitter @daniperezweb_