La vida es cara en Reino Unido(RU), muy cara, y su calidad no es proporcional a su coste. La estabilidad laboral era tolerable frente al menor coste de vida del país de origen. Sin duda, la época dorada del británico se produjo con la paupérrima peseta. Aún se les hace la boca agua contando cómo se ponían por unas pocas libras en Benidorm, Magaluf, Manga Menor, Canarias, Costa del Sol... Después llegó el euro y la vida se equilibró en costes, pero no en ganancias.

Effective suffrage, No reelection.-Francisco I. Madero

El Banco de Inglaterra ha reconocido que la inflación será el doble de la estimada y la más alta desde 2011. Son las consecuencias de la crisis de combustibles fósiles y la importación de alimentos básicos, es decir, un déficit entre lo que se necesita importar y lo disponible en el estado británico. La realidad de no respetar las reglas tiene consecuencias y las estamos viviendo. La  mayoría de la sociedad vamos a pagar el aislamiento británico selectivo. No es lo mismo traer tomates de Murcia que de la India, al igual, que tener una red energética europea que no disponer de ella. Me he reído mucho con la crisis de las gasolineras, pero para ahorrarme las lágrimas que vendrán con la energética y la alimenticia.

Este contenido es exclusivo para socios de Sevilla Actualidad. Puedes hacerte socio o registrarte gratis desde aquí.


Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta a través del siguiente formulario o en esta página:

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y...