sevilla atletico

Diego Costa volvió a ganarse el título de enemigo número uno del Sevilla F.C. tras hacer doblete en el Sánchez Pizjuán concediendo la victoria al equipo colchonero.

El Sevilla fue de menos a más en un encuentro en el que no fue ni mucho menos inferior a su rival, sin embargo le faltó gasolina para mantener a raya a un persistente y más veterano Atlético.

El calor de la noche sevillana añadió una dificultad más al choque, en el que ambos partido mostraron poco ritmo en su juego. El equipo de Unai Emery, que alineó de salida a su último fichaje, el exlevantinista Vicente Iborra, con sólo dos entrenamientos con sus nuevos compañeros, quiso llevar el mando y movió mucho el balón de una banda a otra para encontrar espacios. No lo hizo nada mal el nuevo fichaje sevillista, que tuvo que abandonar el campo en la segunda mitad quejándose del muslo.

El once del conjunto madrileño no distó mucho del bloque de la exitosa pasada temporada, sólo con la novedad del delantero David Villa en lugar del colombiano Ramadel Falcao, el cual pasó de puntillas por el Sánchez Pizjuán.

La primera ocasión del partido se hizo de rogar y fue a manos del delantero colombiano, Carlos Bacca, quien se encontró con el larguero tras un buen cabezazo. Poco después, el colegiado aragonés Carlos Clos Gómez se comió una mano del central brasileño Joao Miranda, algo a lo que los conjuntos sevillanos ya están acostumbrados.

Tras esto, Villa remató a los veinticuatro minutos e hizo responder bien a Beto, un aviso que se convirtió en sentencia a la media hora cuando a la salida de un córner los sevillistas no estuvieron bien en las marcas y Costa no perdonó para hacer el 0-1 en el segundo palo.

El Sevilla no se hundió, todo lo contrario, no dio tiempo a los colchoneros de reaccionar y a los dos minutos un torpedo de Diego Perotti cogió desprevenido a Courtois que nada pudo hacer ante el empate.

La primera mitad expiró con buenas sensaciones por parte del conjunto hispalense, en la segunda parte, el centrocampista francés Geoffrey Kondogbia tuvo que sustituir a Nico Pareja, el cual tuvo que abandonar el estadio para inspeccionarse un hombro que le dolía, los locales volvieron a buscar el balón para llevar la iniciativa y Vitolo tuvo el segundo pero le faltó definición. 

Simeone buscó soluciones con la entrada de Oliver Torres en el centro del campo en lugar del turco Arda Turan y del brasileño Leo Batistao por un desaparecido Villa. Diego Costa, se aprovechó de una perdida de Marin en el centro del campo para que le llegara un balón que cruzó ante la salida de Beto y puso el 1-2 en el tramo final del partido que valió para la victoria atlética, ya que el 1-3, en una gran jugada del uruguayo Cristian ‘Cebolla’ Rodríguez, llegó ya en la prolongación con todo dicho.

www.SevillaActualidad.com

Avatar

Candela Vázquez

Licenciada en Periodismo por la US. Sus primeros pasos fueron como reportera y locutora para los informativos locales. En prensa escrita sus informaciones se han seguido en Estadio Deportivo y en ElDeporteFemenino.com....