Sevilla es la primera capital andaluza que atiende la solicitud de la Junta de Andalucía de bonificación del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) para los inquilinos de su parque público de viviendas, tomando una decisión de gran calado social, que reducirá hasta sólo el 5% el IBI de las familias inquilinas. La medida venía siendo reclamada por la Consejería de Fomento y Vivienda desde 2011, sin respuesta por parte del Ayuntamiento hasta que en 2015, el actual gobierno municipal acordó modificar la ordenanza que regula dicho tributo. La bonificación, aprobada hoy por el Pleno tras una tramitación compleja durante los dos últimos años, se aplicará en 2018.

La medida, adoptada en razón del interés social de las viviendas que conforman el parque residencial autonómico, afectará a 3.414 familias, las que residen en las viviendas y alojamientos en alquiler que son titularidad y gestionadas por la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía. Estas familias dejarán de abonar una media de 220 euros al año, lo que supondrá para el Ayuntamiento dejar de ingresar unos 660.000 euros en cada ejercicio.

Tanto el consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, como el alcalde de Sevilla, Juan Espada, han puesto en valor el beneficio de esta decisión para miles de familias que desde que se inició la crisis, atraviesan dificultades. “Se trata de una de las medidas de rebaja fiscal de carácter social de mayor envergadura, que debe ser modelo para otras ciudades”, ha destacado el consejero El alcalde, por su parte, resaltó que la decisión afecta también a las familias inquilinas del parque municipal de vivienda que gestiona Emvisesa. De hecho, las viviendas municipales ya han visto bonificado su IBI durante el presente año, lo que ha supuesto un ahorro medio por familia de 200 euros anuales.

Tanto el consejero como el alcalde han resaltado la complejidad del proceso que concluye con el acuerdo del pleno, al tratarse de una medida sin precedentes y con un alcance sobre 6.000 viviendas, sumadas las autonómicas y municipales.

La Consejería de Fomento y Vivienda está solicitando por escrito a los 438 ayuntamientos de Andalucía en los que se ubican las viviendas sociales de la Junta de Andalucía, gestionadas por AVRA, que apliquen bonificación de hasta el 95% del IBI a los inquilinos del parque público en alquiler social. La decisión, como ocurrirá en Sevilla y viene sucediendo en otros 14 municipios que ya la aplican, redundará en beneficio de los moradores de estas viviendas, que son familias con ingresos reducidos y escasos recursos que, precisamente por esa razón, son las adjudicatarias de dichos inmuebles y a quienes la Agencia, en cumplimiento de la normativa reguladora, debe repercutir dicho impuesto.

La solicitud de bonificación del IBI, que se viene planteando desde 2011 a los 438 municipios de Andalucía en los que la Agencia tiene parque de vivienda, se fundamenta en el artículo 74 del Texto Refundido de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales, según el cual los ayuntamientos podrán regular, mediante ordenanza, una bonificación de hasta el 95% de la cuota íntegra del IBI a favor de inmuebles en los que concurran circunstancias sociales.

La bonificación tendría un beneficio directo sobre los arrendatarios, a quienes la Agencia tiene la obligación de repercutir dicho impuesto en aplicación del artículo 63.2 del Texto Refundido de la Ley reguladora de las Haciendas Locales. Pero además y al mismo tiempo, permitiría a AVRA contar con más capacidad económica para el mantenimiento y conservación del parque de vivienda en gestión.

El parque residencial en alquiler de AVRA en Andalucía suma un total de 50.250 viviendas. De ellas, 2.988 se localizan en la provincia de Almería, 9.575 en Cádiz, 5.954 en Córdoba, 4.132 en Granada, 5.133 en Huelva, 4.956 en Jaén, 5.857 en Málaga y 11.655 en la provincia de Sevilla.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad