Huidas arriesgadas, botellones en domicilios, salidas reiteradas con argumentos falsos, reincidencias y agresiones a los agentes, entre los incidentes destacados

El balance de la actividad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad durante esta Semana Santa en concreto desde el Miércoles Santo hasta el domingo, en relación con el control de las medidas de seguridad y confinamiento para frenar la pandemia del COVID-19 se salda con 4.062 propuestas de sanción y 22 detenidos en la provincia de Sevilla. También han sido identificadas 22.612 personas y 10.591 vehículos han sido identificados.

Desde que se decretara el estado de alarma y se activaran las medidas de confinamiento, la Guardia Civil, la Policía Nacional, Unidad Adscrita y las policías locales de los distintos municipios de la provincia han interpuesto un total de 20.070 propuestas de sanción. Como resultado de los controles establecidos, también han sido identificadas 102.795 personas, mientras que el número de detenidos se eleva a 179. Un total de 46.283 vehículos han sido identificados.

Controles

Durante la Semana Santa, se han reforzado los controles por parte de las Fuerzas de Seguridad en autovías y carreteras secundarias, en horario diurno y nocturno, para evitar que se aprovechen las horas de madrugada para realizar desplazamientos no permitidos en el estado de alarma.

Los agentes han comprobado que se cumple la normativa asociada al estado de alarma en lo concerniente a la movilidad, de manera que las salidas fueran las que correspondían a trabajos esenciales, desplazamientos para recibir asistencia sanitaria, adquisición de bienes de primera necesidad y avituallamiento o el paseo de las mascotas, entre otros supuestos contemplados.

En las salidas de Sevilla y en los distintos barrios también se han organizado dispositivos policiales conjuntos, con la colaboración de Policía Nacional, Policía Local de Sevilla y Unidad Adscrita de la Junta de Andalucía.

En los municipios, las distintas policías locales y la Guardia Civil también han reforzado los controles en las calles, con el objetivo de reducir la movilidad y el cumplimiento de las medidas de aislamiento social.

Carlos Toscano ha destacado la labor de las FFSS como servicios esenciales para favorecer el cumplimiento de la normativa, al tiempo que ha agradecido “su colaboración incansable con los ciudadanos, en plena sintonía y unidad”.

Incidentes destacados

Las detenciones se deben principalmente a casos de desobediencia o resistencia a la autoridad, a situaciones en las que normalmente se ha advertido previamente a los ciudadanos sobre la necesidad de cumplir con las medidas de confinamiento y reiteran las salidas sin aportar motivos razonables.

Las Fuerzas de Seguridad suelen preguntar a los viandantes, en un proceso de identificación, los motivos de su movilidad, para comprobar su veracidad. Pero se  ha constatado en numerosos casos las huidas de ciudadanos, que han salido corriendo tras advertir la presencia de las FFSS, poniendo incluso en peligro sus vidas. En Carmona, por ejemplo, la Guardia Civil detuvo al conductor de una motocicleta al que, tras darle el alto, en su escapada de los agentes llegó a subirse a la acera con la motocicleta y a realizar maniobras peligrosas, poniendo en peligro a otros vehículos. Tras perder el control e impactar contra un coche estacionado, continuó herido y con un diente roto con la huida a pie. Los agentes consiguieron interceptarlo y comprobaron que carecía de permiso de conducir tras la pérdida acumulada de puntos.

En San Juan de Aznalfarache, la huida de dos personas en una motocicleta se extiende a lo largo de dos kilómetros, haciendo caso omiso de las señales luminosas y acústicas de las Fuerzas de Seguridad. Son interceptados en Tomares y se constata que a uno de los ocupantes de la motocicleta le constan dos denuncias previas, por lo que son trasladados a dependencias policiales.

La detención suele estar con frecuencia vinculada a la reincidencia y las faltas graves de desobediencia a la autoridad. En Lora del Río también fueron detenidas dos personas que desobedecieron el alto para su identificación. A ambos les constaban cinco denuncias administrativas previas. Otro detenido en Lora el Río, en su huida se refugia en una vivienda, pero es finalmente alcanzado. Le constaban cuatro denuncias previas por infracción al RD 463/2020 sobre estado de alarma.

Otras veces, los agentes han dado cuenta de la agresividad de los detenidos. En Lebrija, por ejemplo, un Policía Local fue agredido en el transcurso de un proceso de identificación en un control rutinario junto a Guardia Civil. Golpeó al agente y les amenazó con escupirles para contagiarles el coronavirus, del que decía ser portador.

Las Fuerzas de Seguridad han tratado de comprobar la veracidad de los argumentos aportados en las identificaciones, aunque a veces las sospechas se han confirmado. En Carmona, los agentes comprobaron que un conductor se identificó con un DNI de otra persona, fallecida. Tampoco pudo aportar un documento alternativo ni justificar su movilidad, con lo cual fue detenido como presunto autor de un delito de usurpación de estado civil, a la a la Ley 4/2015 y al Real Decreto 463/2020.

En Alcalá del Río, la Policía Local había pedido a una detenida hasta en 32 ocasiones que debía permanecer en su domicilio, incumpliéndolo de manera reiterada.

También se ha actuado tras avisos de incumplimientos del confinamiento con la celebración de reuniones festivas. En Mairena del Alcor se intervino en una reunión en una vivienda donde se celebraba un botellón, con la música muy alta. Uno de las personas que participan en el encuentro, tras ser identificada, desafió a los agentes con insultos, amenazas de muerte y agresión física a uno de los agentes por lo que se procede a su detención, mientras que el resto de los ocupantes de la vivienda fueron denunciados.

Ha habido casos en los que se ha incumplido la normativa y el confinamiento con la sospecha de la escasa vigilancia en parajes naturales, como en las inmediaciones de Alcalá de Guadaira, donde guardias civiles del SEPRONA de la Comandancia de Sevilla sorprendieron a tres personas que estaban haciendo motocross en un circuito improvisado dentro de un coto de caza de titularidad particular. Se habían trasladado en dos furgonetas cargadas con las motocicletas y todos los accesorios necesarios y para acceder, habían derribado parcialmente un trozo de la malla perimetral.

De igual modo, continúan realizándose distintas intervenciones por episodios de violencia en el ámbito familiar.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *