Las banderas ondean a media asta en el Ayuntamiento de Castilblanco de los Arroyos/Juan C. Romero

Las banderas ondean a media asta en el Ayuntamiento de Castilblanco de los Arroyos en señal de duelo por el trágico accidente que ayer costó la vida de un vecino de 28 años. La noticia conmocionó a los castilblanqueños durante la celebración de la víspera a la procesión de la Virgen de Gracia, de la que era costalero, que tendrá lugar esta tarde. Mañana, la  jornada de fiesta local que señala el calendario en Castilblanco, tornará a una jornada de duelo por el funeral del accidentado.

Juan C. Romero. Un crespón negro sobre las banderas a media asta del Consistorio recuerda, en los balcones adornados por las fiestas patronales, que en Castilblanco la de hoy es una jornada de duelo. Lo será también mañana, precisamente dos días festivos en el calendario local. Hasta el año 2007, el joven motorista de 28 años que ayer perdió la vida en la carretera que une Alanís con Cantillana, trabajó como conductor en diferentes servicios del Ayuntamiento.

En el tanatorio de San Jerónimo, donde el joven es velado desde anoche, el ir y venir de los vecinos ha sido continuo durante toda la madrugada y el día de hoy. No obstante, por expreso deseo de la familia, el funeral no se oficiará en la tarde de este domingo como estaba previsto inicialmente, sino mañana a las 10:30 horas, según indica una nota en la Parroquia del Divino Salvador de Castilblanco.

Así, los actos en honor a la patrona seguirán su curso, aunque con diversos cambios. A las 20:00 horas tendrá lugar una misa ante el paso, y a las 21:00 horas se abrirá paso la comitiva que forman las hermandades locales y las autoridades municipales para iniciar la procesión por las calles de un pueblo conmocionado.

También para los costaleros que esta tarde-noche porten a la Virgen de Gracia será una procesión especialmente difícil. Dado que el joven ha sido compañero de trabajaderas muchos años en la Semana Santa, con la Hermandad de la Soledad, y en la tarde de hoy  había previsto como cada primer domingo de agosto enfundarse nuevamente el costal. Sobre el paso de la Patrona, los lazos negros en señal de duelo y recuerdo. Silencios en lugar de cohetes. Y tras la Virgen, una banda, la de Castilblanco, que dejará de sonar cuando la procesión alcance la avenida de España, calle en la que vive la familia del joven.

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *