Audiencia Provincial de Sevilla / SA

Un jurado popular enjuiciará el próximo mes de septiembre en la Audiencia Provincial de Sevilla a cinco personas acusadas de asesinar en el mes de noviembre del año 2019 en La Puebla de Cazalla a un hombre con el objetivo de robarle una plantación de marihuana de su propiedad, hechos por los que la Fiscalía pide para ellos penas de entre 28 y 36 años de cárcel.

De este modo, está previsto que el juicio comience el día 19 de septiembre con la constitución del jurado y la presentación de las alegaciones previas por las partes personadas en este procedimiento, tras lo que al día siguiente prestarán declaración los siete acusados; mientras que los testigos comparecerán los días 21 y 22 y los peritos el día 26.

En su escrito de acusación, el Ministerio Público solicita para los cinco imputados un total de 24 años de prisión por un presunto delito de robo con violencia en grado de tentativa en concurso medial con un delito de asesinato con alevosía, así como cuatro años de cárcel y el pago de una multa de 480.000 euros por un delito contra la salud pública.

Asimismo, la Fiscalía reclama para Alhasan K.B. seis años de cárcel por un delito de tentativa de homicidio y otros dos años de prisión por un delito de tenencia ilícita de armas, así como dos años de cárcel para Joaquín T.V. -hermano de Marcos T.V- por un delito de encubrimiento, y un año y nueve meses de prisión y el pago de una multa de 400.000 euros para Rafael S.S. -primo de la víctima- como cómplice de un delito contra la salud pública.

En concepto de responsabilidad civil, pide que los principales acusados indemnicen con un total de 209.000 euros a la familia de la víctima.

Una plantación de marihuana

El Ministerio Fiscal relata que, en la tarde del 15 de noviembre de 2019, los cinco principales investigados se desplazaron desde Málaga hasta la localidad sevillana de La Puebla de Cazalla, donde habían concertado una cita con el fallecido en su domicilio a fin de «negociar el precio de la venta de una plantación de marihuana» que este último poseía.

«Por causas desconocidas», el trato no llegó a concluir ese día, por lo que se citaron ambas partes para el día siguiente en una nave propiedad del primo de la víctima, de forma que, sobre las 18,00 horas, los investigados referidos se desplazaron nuevamente desde Málaga y se adentraron en el municipio, según recoge el escrito de acusación de la Fiscalía.

Los investigados Marcos T.V., Alhasan K.B. y Cristian S.S. llegaron en un vehículo Seat Ibiza que había sido arrendado por el también encausado Joaquín T.V., «quien se encargaba habitualmente de suministrar a los demás el vehículo a utilizar, si bien no tenía conocimiento de la finalidad del uso del mismo ni estuvo presente el día de los hechos». De su lado, José Antonio C.R. y Nicanor A.T. llegaron en un segundo coche que había sido arrendado por un conocido del primero de ellos.

En primer lugar, se adentraron en la nave de la víctima en la Puebla de Cazalla -dueña de la plantación de marihuana-, su primo Rafael S.S., quien le ayudó a preparar las bolsas de marihuana y a su posterior pesaje, y José Antonio C.R., quien «inició la negociación y procedió igualmente en el pesaje de la sustancia», asevera la Fiscalía, que añade que este acusado «se presentó» ante el fallecido «como un intermediario, si bien participaba en la compra de la marihuana de forma activa».

«A sabiendas de la intención de los acusados de sustraer la totalidad de la marihuana», este último investigado le pidió al primo de la víctima que abandonara la nave, «alegando que los compradores eran muy reticentes a terceras personas», de forma que, una vez el fallecido se encontraba solo en el interior de la nave, José Antonio C.R. abandonó la misma y se dirigió a un bar cercano donde se encontraba esperándolo, «en funciones de alerta», Nicanor A.T..

«Plan preconcebido» de los acusados

En ese momento, y según el relato del Ministerio Público, hicieron acto de presencia los acusados Marcos T.V., Cristian S.S. y Alhasan K.B., quien, «con ánimo de acabar con la vida» de la víctima y «en ejecución del plan preconcebido por los acusados para facilitar la sustracción de la sustancia estupefaciente y exhibiendo un arma que portaba, la cual no ha podido ser identificada pero que era conocida por el resto, comenzó a disparar» al fallecido, llegándole a alcanzar un proyectil en la zona del tórax. Este acusado carece de la correspondiente licencia de armas.

«Ante los fuertes estruendos de los disparos», el primo de la víctima corrió para auxiliarle, momento en el que Alhasan, «con ánimo de acabar con su vida, comenzó a dispararle», consiguiendo esquivar dos proyectiles sin resultar lesionado.

La llegada del primo del fallecido y de otros vecinos del lugar impidió a los investigados hacerse para sí de la marihuana, quedando la misma abandonada en el interior de la nave, dice la Fiscalía, que agrega que, seguidamente, los acusados huyeron del lugar rápidamente, abandonando en el lugar uno de los vehículos en el que llegaron, concretamente el Seat Ibiza.

De su lado, la víctima fue trasladada al centro de salud de La Puebla de Cazalla por su primo, falleciendo sobre las 18,30 horas a consecuencia del disparo recibido. El peso total de la sustancia incautada asciende a 74.246 gramos, con un valor total de mercado de 120.286,34 euros. Dicha sustancia era propiedad del fallecido «para su posterior venta» a los cinco principales acusados, quienes «a su vez iban a destinarla a terceros».

La Fiscalía concluye que, tras la sucesión de los hechos y una vez tuvo conocimiento de los mismos, Joaquín T.V. contactó con la empresa propietaria del vehículo Seat Ibiza y le dijo que había sido sustraído, todo ello «con la finalidad de ocultar el destino del vehículo e impedir que los hechos acaecidos fueren conocidos».

Manuel Rocha

Manuel Rocha

Periodista andaluz. @_manuel_RG_ en Twitter.