El lío en el Ayuntamiento de Bormujos está lejos de resolverse. Si bien a principios de mes, PP, Vox y Ciudadanos acordaban presentar una moción de censura al alcalde socialista Francisco Molina, las posturas se encuentran en estos momentos bastante alejadas.

El PP de Bormujos ha alertado este martes que «en las conversaciones mantenidas con Ciudadanos para presentar una moción de censura ofrecieron al PP la alcaldía a cambio de más sueldos, más asesores y, sobre todo, no investigar la gestión del gobierno de PSOE y C’s». Además, desde el grupo municipal popular lamentan que «entre regeneración o corrupción, los concejales de Ciudadanos han elegido finalmente la corrupción».

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Bormujos, Lola Romero, ha denunciado en rueda de prensa «la historia de una mentira, de un fraude político y de una golfería contra el pueblo de Bormujos que se ha consumado con la vuelta de Ciudadanos al pacto con el PSOE solo tres meses después del escándalo del procesamiento penal de su alcalde y otra de las concejales socialista».

«Ciudadanos Bormujos podía elegir entre formar un nuevo gobierno junto al Partido Popular, así propusimos públicamente una moción de censura, o volver a los brazos del alcalde procesado por un supuesto delito de corrupción, concretamente un delito de prevaricación, por el cual solicitan una condena de 12 años de inhabilitación».

«Sin embargo, entre la regeneración o la corrupción Ciudadanos elige la corrupción. Tres meses de paripé y acusaciones mutuas entre los dos socios de PSOE y Ciudadanos que hoy vuelven a unirse por el interés personal, el dinero y para tapar la gestión que está bajo investigación judicial».

«Esta es la cronología de la farsa de Ciudadanos: el 8 marzo, Ciudadanos Bormujos abandona el gobierno ante la citación del alcalde ante los juzgados, pero sobre todo, por la presión mediática y social. El 9 de marzo, el PSOE acusa al portavoz de C’s y a su mujer de la falta de transparencia en la compra de un chalet de lujo de 300.000 euros en una obra que el propio Romero recepcionó cuando era delegado de urbanismo. Y el 12 de marzo, el delegado de hacienda del PSOE informa en el pleno que las facturas de las conocidas ‘patrullas informativas’ gestionadas por Ciudadanos tienen un reparo de legalidad de casi 50.000 euros».

«Desde el PP de Bormujos queremos informar que la moción de censura no ha sido posible sencillamente porque Ciudadanos no ha querido nunca. Tras irse del gobierno, siguieron negociando en la sombra con el PSOE como volver y pasados tres meses creen que el pueblo ha olvidado lo que dijeron y vuelven al pacto con el PSOE».

“Pero hay algo muy importante que los vecinos deben conocer. Durante las conversaciones del PP para formar gobierno, y mientras Ciudadanos pedía la alcaldía públicamente, en privado estaban dispuestos a la moción de censura que encabezaba el Partido Popular con la condición de conseguir más sueldos, más asesores y, sobre todo, que el nuevo gobierno no revisara ningún expediente del ayuntamiento del anterior gobierno de PSOE-CIUDADANOS”.

Este lío en el que se encuentra el Ayuntamiento de Bormujos parece que continuará con un largo recorrido.

Miguel Salvatierra

Periodismo. Apasionado por la comunicación. Aprendiendo todos los días.

Deja un comentario