Dinero incautado de la venta de drogas / GC

Uno de los puntos desmantelados, dedicado a la venta de cocaína al menudeo y cuyo regente ha ingresado en prisión, era un conocido Bar de Copas situado en el Barrio de Sevilla Este. 34 detenciones han tenido lugar entre Aznalcóllar, Sanlúcar la Mayor, Pilas, Castilleja de Sevilla, Camas, Dos Hermanas y Sevilla Capital.

La Guardia Civil de Sevilla, en el marco de la operación “Huracán Norte”, incluida dentro del Plan Especial de Seguridad contra el narcotráfico en el Campo de Gibraltar y su zona de influencia, ha detenido a 34 personas en las localidades sevillanas de Aznalcóllar, Sanlúcar la Mayor, Pilas, Castilleja de Sevilla, Camas, Dos Hermanas y Sevilla Capital, así como en la localidad onubense de la Palma del Condado, pertenecientes a una organización criminal dedicada al tráfico de cocaína y heroína, con 16 puntos de venta y elaboración de drogas. Se han intervenido 800 gramos de cocaína pura en roca, 65 gramos de heroína, además de 61 dosis de cocaína y 173 dosis de heroína preparadas para le venta, 450 gramos de hachís, 4 kilos de marihuana, 1 escopeta sustraída y munición diversa, además de 48.000 euros en efectivos y 8 vehículos de alta gama.

La operación se inició el pasado marzo, cuando la Guardia Civil detectó un repunte de los delitos contra el patrimonio en Aznalcóllar. Se sospechaba que dicho aumento estaba relacionado con la delincuencia asociada al mundo de la droga, por lo que se realizan las primeras gestiones de investigación y se consigue localizar a un vecino de Aznalcollar que resulto ser el líder de la organización, y había establecido su centro de operaciones en Sanlúcar la Mayor y repartía tareas y funciones entre un amplio entramado de personas, afincadas en diferentes localidades de Sevilla y Huelva. El líder se abastecía de droga a través de clanes dedicados a la venta de cocaína afincados de barrios de la periferia de Sevilla.

A lo largo de más de 8 meses se investiga el entramado creado por el líder, que abastecía hasta a 7 clanes subordinados afincados en Sevilla y Huelva. Estos clanes, una vez cortada y preparada la droga para su venta, proveían a consumidores de sus zonas.

La investigación se ha visto dificultada debido a que los clanes investigados guardaban fuertes medidas de seguridad, como instalación de cámaras de video vigilancia, puertas blindadas en los puntos de venta o personas vinculadas con la organización, conocidos como “aguadores” cuya función era dar el aviso por mensajes instantáneos de la presencia policía.

La Guardia Civil averigua que, para realizar el transporte de grandes cantidades de estupefacientes, además de valerse de lo que se denominan “vehículos lanzaderas”, que circulaban con anterioridad por las vías donde posteriormente accederían los vehículos con las sustancias estupefacientes, dichos vehículos estaban dotados de habitáculos, denominados “caletas”, perfectamente ocultos, de difícil acceso y ventilados, por los que incluso se permitía la circulación del sistema de aire acondicionado, para evitar ser detectados por los agentes caninos detectores de drogas y dinero en caso de que se inspeccionasen dichos vehículos.

Durante el transcurso de la investigación se produjo el homicidio de uno de los investigados, vendedor de heroína en la localidad de Aznalcóllar, que era la “persona de confianza o machaca” que se encargaba de realizar los portes de droga para distribuirla por la localidad. El 10 de agosto se tuvo conocimiento por los investigadores de la muerte violenta de esta persona, durante una reyerta, hechos que aún están siendo investigados para su total esclarecimiento, y donde fueron detenidos como presuntos autores dos vecinos de Aznalcóllar.

La investigación comenzó coincidiendo con la entrada en vigor del Real Decreto de Estado de Alarma el pasado 15 de marzo de 2020. Durante las vigilanciasomprobar la elevada actividad de los puntos de venta y consumo de drogas, y el incesante ir y venir de toxicómanos a los puntos de venta, con el añadido potencial perjuicio a la salud pública que pudo haber producido.

Durante la investigación los agentes llegaron a tener conocimiento de que algunos de los investigados de Aznalcóllar, se estaban dedicando a organizar fiestas clandestinas, para establecerlos como puntos de venta de drogas itinerantes. En la madrugada del 23 de octubre, uno de los investigados organizó una fiesta en el Centro de Visitantes del Corredor Verde del Guadiamar, en Sanlúcar la Mayor, desmantelándose la misma e interviniéndose numerosas dosis de cocaína preparada para la venta que se encontraron ocultas en las inmediaciones del lugar, así como éxtasis y otras drogas. Se denunciaron un total de 16 personas que se encontraban en la citada fiesta, por no respetar las medidas impuestas por sanidad con motivo del COVID 19.

Uno de los puntos desmantelados, dedicado a la venta de cocaína al menudeo y cuyo regente ha ingresado en prisión, era un conocido Bar de Copas situado en el Barrio de Sevilla Este. El regente de dicho bar era el líder de un clan dedicado al tráfico de cocaína en la ciudad de Sevilla y su provincia.

La Operación “Huracán Norte” se explotó durante la madrugada del 17 de noviembre, realizando 23 registros domiciliarios en diferentes localidades, con un despliegue de 250 agentes entre las provincias de Sevilla y Huelva. En total se ha llevado a cabo la detención de 34 personas, habiendo decretado el Juez instructor el ingreso en prisión de 16 de ellos, 9 sin fianza y 7 con ella.

La investigación ha sido llevada a cabo por el Grupo de Investigación de la Primera Compañía Territorial de la Guardia Civil de Sevilla, apoyados por diversas unidades de las Comandancias de Sevilla y Huelva, GRS, GAR, USECIC, y Servicio Cinológico. También han colaborado Policías Locales de las localidades afectadas.

La investigación continúa abierta, no descartándose nuevas detenciones.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *