Portada » Opinión » Palabras desde Londres » El trino del becerro
Palabras desde Londres

El trino del becerro

En la vida nos encontramos con situaciones que nos transportan a nuestros orígenes, a nuestra génesis, hacia aquellos momentos en los cuales, si te paras a reflexionar, disfrutaste de un sosiego y un bienestar inusitado. Una de ellas se produce al escuchar los trinos de los pájaros; abrir la ventana con el canto de los ruiseñores mañaneros, y si encima, el tiempo acompaña con esos rayos de luz que se difuminan por el cristal, aquí en Londres el clima es más frío que Andalucía generalmente, entrando en la habitación junto con ese jolgorio de aves indescifrable para la mayoría de nosotros.

Hemos vuelto a perder esos trinos según se ha ido restaurando el tráfico con cierta regularidad, al menos aquí en la Babilonia del Thames;  ruidosos y humeantes coches, motocicletas, autobuses vuelven a dominar el asfalto acompañados de impaciencia, insultos, atascos y accidentes…Vuelven los trinos,  pero  los de los becerros. La sinfonía se ha modulado hacia el estrés y la insalubridad otra vez. ¿Hemos aprendido algo? ¿Y nuestros dirigentes?

“[When the Nazis attacked the Communists, he was a little uneasy,]

La nueva normalidad no acaba de llegar cuando todo apunta que habrá otro confinamiento, quizás con otras características, pero las restricciones serán la nueva cotidianidad. Paso a paso vamos deslumbrando el nuevo Reino Unido que tendremos post-Brexit.

Me preocupan bastante los mensajes que se han lanzado desde el Gobierno británico, como por ejemplo enviar a los inmigrantes hacia países de la UE según  los acuerdos actuales que terminarán el 31 de diciembre, por los cuales si una persona es registrada en un país de la UE y es capaz de moverse hacia otro, este último puede devolverla al primer estado en que hubiera residido. Esta burocracia mata el espíritu de Europa unida. Y para colmo en  Home Office se vanaglorian de esto vía twitter, es repugnante, pero responde a unos valores que quieren imponer, como son el racismo y la aporofobia,  convertir en normalidad la deportación de familias y personas. Recordemos que muchas de estas personas huyen de sus países por decisiones tomadas en Occidente. ¡Decepcionante!

Debes leer también  De Esopo a Boris

[ but, after all, he was not a Communist, and so he did nothing; and then they attacked the Socialists,]

La propaganda exaltada por las calles principales de las ciudades británicas sobre la heroicidad de los trabajadores del NHS, esta gratitud hacia el ente público sanitario, pero cada vez menos, es al mismo tiempo la acción más hipócrita que se está viviendo.

Cuando se está recortando personal, no hay material, no se atiende a la gente y se les envía a su casa para evitar el colapso por la precaria situación en que se encuentran la mayoría de los hospitales. Entonces, ¿para qué se tienen hospitales? ¿qué clase de ayuda se da a una persona que necesita respiración asistida dejándola una semana en casa? Supergirl, Superman, Spiderman, Batgirl, Wonderwoman… Nunca vi a estos superhéroes que tanto gustan y se promocionan i pedir un pasaporte, una visa, una tarjeta europea sanitaria (la cual no tiene validez desde 31 de diciembre)…

Se está gastando dinero en publicidad, ¡mucha lana!, para recordar a cada persona que llega a un hospital que el servicio no es para todos. Justo cuando más se necesita priorizar gastos, se dedican desde arriba a hacer campañas electorales para avivar el racismo y la aporofobia. No te equivoques. Son dos valores en alza para acabar con el estado social  que aún nos queda.

[and he was a little uneasier, but, still, he was not a Socialist, and he did nothing; and then the schools, the press, the Jews, and so on,]

El próximo día 15 de octubre, si esta vez el Prime Minister mantiene su palabra, habrá un acuerdo de salida o no habrá ninguno. La UE va a sancionar por incumplir un Tratado Internacional. No creo que estén por la labor de llegar a ningún tipo de entendimiento desde el 10 de Downing Street.  Saben que tienen una carta de 4 millones de ciudadanos de la UE, de los cuales 60% ya han conseguido el Settle Status IRL y el 27% el pre-Settle Status. Alrededor de un 3% han sido rechazados o invalidados por alguna razón. De todas formas, al no disponer de un documento físico, es papel mojado, la única seguridad es que no hay confianza hacia un Gobierno al que le quedan casi 4 años con mayoría absoluta y al que le importamos un comino. Seguramente piensen rellenar el hueco de los europeos con trabajo basura para los Hong Kongers que ya llegan. Además saben que la situación de la UE no es la mejor y una avalancha de un par de millones de habitantes puede traer más quebraderos de cabeza a la UE, aunque también corren el riesgo de que les devuelvan sus pensionistas del Mediterráneo.  Al final, lo que no se tienen en cuenta son las personas y los lazos sentimentales creados en la nueva frontera que se está creando.

Debes leer también  Vivir de impresiones

[ and he was always uneasier, but still he did nothing. ]

La situación laboral es muy penosa ahora mismo. Muchas personas han perdido sus trabajos, incluso trabajando en ellos desde hace un par de décadas. London no es lo que era y las decisiones políticas que se están tomando no invitan a pensar que la multicultural City regrese a sus andadas. Ciertamente la UE tiene que dar una respuesta social o morirá para dar lugar a una balcanización de Europa Occidental.

Países Bajos, Hungría y Polonia están abrazando la extrema derecha, ¡qué ironía! fueron tres de los países que más sufrieron la WWII, aunque también donde su alta burguesía más apoyó a los invasores. ¡Ahora sabemos quién manda!

Una semana entretenida que va a marcar el futuro de muchas personas, entre ellas, los casi 50.000 andaluces que vivimos por estas lindes.

¡Que vuelvan a trinar los pájaros, y los becerros a enmudecer!

[And then they attacked the Church, and he was a Churchman, and he did something—but then it was too late. Martin Niemöller”.]

Etiquetas

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Comentario

Escribir un comentario

  • Una gràn verdad. Dicho todo lo antes descrito, nos queda reflexionar: Merece la pena seguir dejándonos la piel en este País ?? Nuestros hijos aprenderán valores distintos a los que hemos inculcado?? El Brexit sin lugar a dudas ,hace una “Brecha” importante entre el antes y el después. Señores ,cómo decian nuestros ancestros…. Que Dios nos coja Confesados.jejeje. Lo Peor está por llegar….!! Brexit, NHS , trabajos pauperrimos, a coste infrahumano nivel Chino. Una vergüenza…!! Espero equivocarme y pensar que todo esto ha sido un mal sueño…!! Gracias Francisco. Me gusta como abordas y lo objetivo que eres. Un saludo .

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required