/ Archivo SA
/ Archivo SA

Un grupo de aficionados invadió el terreno de juego antes de un encuentro entre Manchester United y Liverpool. El partido pasó a un segundo plano frente a la reclamación de estos seguidores para que ciertas directivas dimitiesen.

The Football es un pegamento en esta sociedad mucho más adherente de lo que se piensa.

El aficionado inglés no entiende que cuando el gobierno dice que su país ha vuelto a controlar su destino, los grupos inversores, extranjeros o nacionales, le arrebaten sus clubes. Nos podemos hacer una idea del agotamiento de los aficionados, que han llegado a  allanar su Pitch que para ellos es su verdadero templo. ¿Te lo imaginas?

La Super Liga Europea puede haber muerto pero la Uefa Super Liga Europea 2.0 está programada. Clubes como Liverpool o Arsenal han tenido este curso unos rendimientos muy deficientes, el primero no está en puestos europeos y el segundo debe ganar la Europa League para acceder a ellos, ya que está a la mitad de la tabla.

La indignación de los aficionados es exasperante, les están alejando de aquello donde únicamente ven reflejado el ascenso por méritos propios, The Football .No les dejan hueco ni para animar a los que consigan la gloria. En definitiva, no tienen sitio ni en un asiento en una grada.

Aventuro que habrá más invasiones, si no hay un gesto significativo con la sociedad inglesa. The Football es tan inglés como el Big Ben y Wembley es su personificación. Ellos entienden que les están arrebatando su identidad.

Con certeza, sería deseable ver estos grupos de personas apoyando al NHS y The Education como lo hacen con The Football pero This is England.

“A bird in the hand is worth two in the bush”

Las escuelas inglesas no enseñan Historia Universal, apenas Historia Británica, y de aquella manera, con cuatro fechas y con  guerras donde vencen a Dark Vader, Freezer y los Cuatro Jinetes del Apocalipsis. Tampoco la geografía es su fuerte, por eso es tan común que la gente no sepa que un país tan británico en su mentalidad y cultura como Nueva Zelanda es mayor que todo Reino Unido. Es significativo que en las cuatro décadas en la Unión Europea apenas se enteraron de que disponían de una Tarjeta Sanitaria Europea ni de  la libre circulación. Aunque muchos creían que lo de libre movimiento de personas era por haber ganado The WWII o cualquier otra barbaridad.

Llevo años escuchando lo bueno y maravilloso que es el NHS, porque es público, pero en realidad cada día menos. Un día solo nos quedará un cartel NHS y el resto subcontratado con empresas externas. Algunas subcontratas pagan una cantidad de dinero al NHS para usar su anagrama en la parte superior del nombre oficial, por ende, los vehículos y  los uniformes de los empleados de estas empresas lucen a simple vista como personal público. ¡Todo lo que reluce no es oro!

“It  doesn’t like how works NHS-I smell  rat!”

A través de este año hemos visto cómo se han eliminado derechos a muchos ciudadanos europeos debido a la culminación del Brexit.

Esta semana se han celebrado las elecciones municipales para votar tres cargos electos:

Mayor of London, equivalente a un presidente de una CCAA regional; un miembro de la Asamblea de Londres, una cámara similar a las de las asambleas regionales pero nada que ver con un Parlamento y un miembro del ayuntamiento, dependiendo de la residencia del elector.

Escocia y Gales van a mantener el derecho a voto como en la etapa preBrexit, pero Inglaterra que no tiene gobierno propio, porque de facto es el Britanico, quiere realizar esos acuerdos con cada estado miembro de la UE por separado. Apenas tiene acuerdo con 4 de los 27 estados que conforman la UE. Los Andaluces podremos seguir votando en las municipales inglesas al igual que ellos harán en las nuestras, por ahora.

Por lo tanto, estas elecciones serán las últimas para muchos. Participar en una convocatoria electoral nos proporciona la sensación de ser parte útil de la sociedad, aunque luego quien es elegido puede que no cumpla con su rol, porque te han convencido que el lobo es el mejor pastor de ovejas.  De todas formas nos hacen sentir que nuestra opinión cuenta, es decir el voto es uno más que puede marcar la diferencia, porque cada gota de océano hace al océano.

Desde hace varios días los voluntarios reparten publicidad de sus programas, a casa llegan las cartas de los partidos con mayor acceso al censo y gran respaldo económico. Una gran pérdida de dinero y material. Que el partido del meteorito le mande propaganda al dinosaurio es absurdo ¡Por favor sesguen sus votantes!

Lo mejor se sitúa en Escocia. Las elecciones generales traen un duelo fratricida entre Sturgeon, la actual Prime Minister con SNP, y Alex Salmond, previo Prime Minister del  primer referendo por la independencia en 2014, con Alba.

La Prime Minister Sturgeon tiene en el horizonte su segundo referendo e incluso para que nadie dudara de aquello, el SNP redactó una Ley en el Parlamento de Hollyrood para que en esta legislatura se tome como principio jurídico en caso de que el Parlamento de Westminster con Boris Johnson a la cabeza se niegue a ceder temporalmente los poderes para un referendo con muchas opciones de salir adelante para los Escoceses, que abogan por una República en el seno de la Unión Europea.

Los verdes son el otro grupo independentista que aboga por una Escocia verde, sin los atropellos del petróleo y de las granjas de salmones los cuales vierten sus desechos hacia el ecosistema del país y el Mar del Norte.

“They bend over backwards to get that referendum”

Por el frente unionista tenemos el trío de siempre, Conservative, Labour y Liberals. Nada nuevo que decir y mucho de Londres que depender.  No terminan de encajar en una sociedad donde han perdido su dominio y todo se resume: Emigrar a London para que Escocia avance.

¿De qué me sonará esto?

De hecho, sea cual sea el resultado del segundo referendo, que lo habrá, en Escocia creen y siguen creyendo, que para solucionar sus problemas debe haber una opción escocesa encima de la mesa. No todos los países sin estados pueden presumir de ello.

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y...

Deja un comentario