La historia nos dice que la primera vacuna fue creada a finales del siglo XVIII para responder a la viruela de la vaca. Los hechos se repiten, una enfermedad de un animal domesticado desde hacía tantos siglos aún nos afectaba en aquel tiempo…Más tarde vendría la porcina, la equina,  la polio… Un sin fin, hasta lo que tenemos hoy.

El término vacuna en español y vaccine en inglés tiene su origen en la denominación latina Variolae Vaccinae, repito, Viruela de la Vaca, popularmente conocida como Vaccinae.

Al poco tiempo de surgir la primera vacuna, en la revista satírica de James Gillray aparece un dibujo de la época donde Edward Jenner está poniendo la vacuna bovina en un hospital y a los pacientes le crecen atributos vacunos en las extremidades, una creencia popular que algunos se encargaron de fomentar sin cesar. Quien se anime a buscarla en la red puede encontrarla con el nombre de “The Cow-Pock or the Wonderful Effects of the New Inoculation”. La historia es cíclica por eso es tan importante recordarla sin rencor, desenterrar cunetas y expropiar excesos.

Hoy, el absurdo negacionismo y el receptivo eco de los pandemias patalean el raciocinio de cualquiera,  sólo recomiendo paciencia para quienes lo soportan y la búsqueda de información fiable. El terraplanismo y sus allegados no deben tener cabida en nuestra sociedad actual con sus teorías desmontables en quince segundos, pero al mismo tiempo: “donde no hay mata, no crece patata”.

“These two fields a green sea-shore, the tide spilling

radiance across them, and who knows

where such waters rise? And I’d had years

in a dark land, looking: where did it, where did he

come from then? Only he’d been there

all along. Who though? who

was this marksman shooting off bolts

of sudden light? One and the same the lightning

hunter across the field, the hand to tilt

and spill the sea, who from the vaults

above the bright-voiced whistlers, the keen darting plovers,

brought down on me such quiet, such…”

Y ahora,  ¡ya llegó  nuestra vacuna! ¡somos los primeros! ¿o son ellos? Ahora no estoy seguro de que tomaran crédito de mis impuestos para la vacuna, porque soy todo lo que no quieren que haya por aquí, ¡como tú! Sí, tú que lees este artículo y también vives en el Reino Unido.

En fin, no quiero sentirme partícipe de ningún acto de propaganda. Lo único que me importa es el uso apropiado de la vacuna y su efectividad, por lo general una vacuna suele tardar una década en tener un funcionamiento efectivo y con un porcentaje de efectos secundarios muy minimizados. Esta que se va a empezar a inyectar se ha realizado en 10 meses.

“Quiet: enough to rouse me. Up to that day

nothing had worked but the hot sun to get me going,

stir up drowsy warm verses: like blossom

on gorse that crackles in the ditches, or

like the army of dozy rushes, dreaming

of clear summer sky. But now: imagination

shakes off the night. Someone is shouting

(who?), Stand up and walk. Dance. Look.

Here is the world entire. And in the middle

of all the words, who is hiding? Like this

is how it was. There on the shores of light

between these fields, under these clouds.”

 La dudas surgen al plantearnos si realmente ha dado tiempo para que la vacuna sea eficiente, no vaya a ser que los efectos secundarios generen otra ola infecciosa más terrible que ésta.

No es por ser agorero, pero en muchos países de África las pruebas de vacunas en “voluntarios” (cuando hay necesidad y extrema carencia, la palabra en sí es un eufemismo) han dejado cientos de cadáveres, pero como ya sabes, la sangre africana nunca es noticia hasta que nos salpica en la frontera de Europa, como la maldita valla de Melilla o el cementerio Nostrum.

 Si creemos los datos, aquí en el Reino Unido ha habido  60.000 muertos reconocidos a causa del Covid-19; es más fácil que te toque la lotería a que te contabilicen una muerte por Covid. Seguro que muchos pensaréis, más vale arriesgarse con la vacuna a que sigan aumentando  los muertos. ¿Cómo juzga uno qué vida es prioritaria? ¿Cómo podemos confiar en los políticos para que tomen ese tipo de decisiones si no paran de mentir?

Podemos pasar de la democracia, pero, o empezamos a ser más conscientes de los problemas en su verdadera escala, o nos veremos en este tipo de situaciones con más frecuencia y con menos derechos cada vez.

“Clouds: big clouds, pilgrims, refugees,

red with the evening sun of a November storm.

Down where the fields divide, and ash and maple

cluster, the wind’s sound, the sound of the deep,

is an abyss of silence. So who was it stood

there in the middle of this shameless glory, who

stood holding it all? Of every witness witness,

the memory of every memory, the life

of every life? who with a quiet word

calms the red storms of self, till all

the labours of the whole wide world

fold up into this silence.”

Sin duda, si hay que reconocer que el tejido científico en el Reino Unido, principalmente en Oxford, ha sido siempre una inversión a largo plazo que ha dado muchos frutos, aunque acabe en manos de otros que sean quienes se lo lleven a su bolsillo por la directa o de aquella manera.

En Andalucía, no ha habido capacidad real para crear mascarillas debido a la desindustrialización que sufre desde los gobiernos españoles desde el siglo XIX. Ha sido una constante que se ha repetido en todo tipo de gobiernos y de sistemas.

Debemos reflexionar mucho al respecto. Es totalmente deplorable que los pocos laboratorios que tenemos estén a años luz, incluidas las universidades, de los británicos. No es falta de talento, porque nuestros científicos trabajan por estos lugares del mundo, donde sí se invierte. Esto, en casa, no se ha hecho. Y cuando un grupo consigue algo, lo ignoran hasta que hacen sus maletas.

Hay mucho que aprender de los anglosajones, su convencimiento en la inversión a largo plazo en el sector público y su profesionalización del sector privado.

Tenemos gente, buenos docentes, buenas instalaciones, solo faltan las ganas y ese convencimiento y ahí es donde la sociedad debe “achuchar” en la puerta de San Telmo (Palacio Presidencial de Andalucía).

“And on the silent sea-floor of these fields,

his people stroll. Somewhere between them,

through them, around them, there is a new voice

rising and spilling from its hiding place

to hold them, a new voice, call it the poet’s

as it was for some of us, the little group

who’d been all day mounting assault

against the harvest with our forks, dragging

the roof-thatch over the heavy meadow. So near,

we came so near then to each other, the quiet huntsman

spreading his net around us.

Listen! you can

just catch his whistling, hear it?”

 La logística es una parte esencial en los planes de vacunación de cada estado. La ampliación de personal sanitario es urgente tanto en el Reino Unido como en Andalucía, antes de que veamos la caricatura de politicuchos cortando la cinta de un hospital a medio construir, para que no pase como en la Meseta. En ese sentido, la influencia de la sociedad es enorme, no hablo del mero hecho de votar cada cierto tiempo,  me refiero a exigir en nuestro centro de salud, pero apoyando al personal que está ahí trabajando, con solidaridad, con una buena sonrisa, con apoyo, y mostrándole el cariño de una sociedad que sí cree y  quiere la sanidad universal. Vayamos todos en el mismo barco.

“Whistling, across the centuries of blood

on the grass, and the hard light of pain; whistling

only your heart hears. Who was it then, for God’s sake?

mocking our boasts, tracking our every trail and slipping past

all our recruiting sergeants? Don’t you know?

says the whistling, Don’t you remember?

don’t you recognise? it says; until we do.

And then, our ice age over, think of the force

of hearts released, springing together, think

of the fountains breaking out, reaching up

after the sky, and falling back, showers

of falling leaves, waters of autumn.”

 Por último, recordemos el hecho que se conmemora este 4-D, Día Nacional de Andalucía. Este año ha sido distinto, como el resto de celebraciones que hemos tenido durante el 2020. La imaginación ha dado lugar a un sinfín de expresiones fantásticas para poder reemplazar ese acto social minimizado. Aunque no cabe duda de que el espíritu sigue vivo, no gracias a los partidos políticos, es más diría, que pese a ellos, sino por la Ilustración Andaluza que está estrechando lazos en ese cosmos que es más parecido a una red que crece día a día.

Sean felices, tengan precauciones, vacúnese con toda la información posible, y disfruten de la vida, porque estamos vivos y coleando.

“Think every day, under the sun,

under these clouds, think every night of this,

with every cell of your mind’s branching swelling shoots;

but with the quiet, the same quiet, the steady breath,

the steady gaze across the two fields, holding still

the vision: fair fields full of folk;

for it will come, dawn of his longed-for coming,

and what a dawn to long for. He will arrive, the outlaw,

the huntsman, the lost heir making good his claim

to no-man’s land, the exiled king

is coming home one day; the rushes sweep aside

to let him through.”-Rowan Williams. From the Welsh of Waldo Williams’ ‘Mewn Dau Gae’

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y...

Deja un comentario