Sandro Pozzi en las escalinatas del Salvador / F.Amador

Su padre le dio tres meses para buscar piso y asentarse en Bruselas. No se lo pensó. Le pidió prestado el coche a su madre y cogió carretera rumbo a Bélgica. No tenía «ni papa» de francés ni de inglés. Se fue en busca de una vida que, como buen «albañil», ha ido construyendo durante 25 años fuera de la ciudad que le vio nacer, de los cuales casi dos décadas las ha pasado en Nueva York.

Sandro Pozzi, periodista sevillano con ascendencia italiana, ha trasladado su residencia habitual de Manhattan a la Alfalfa. Le acompañan su mujer Victoria, de origen coreano, y sus hijos, Clint Antonio, de siete años, y su hermana mayor, Astrid Valentina, de nueve. La mudanza no ha sido sencilla. Tanto que todavía no le han llegado las pertenencias que metió en un contenedor que ha cruzado el atlántico a bordo de un barco de carga.

Este contenido es exclusivo para socios de Sevilla Actualidad. Puedes hacerte socio o registrarte gratis desde aquí. Si ya eres socio puedes acceder con tu cuenta desde aquí

Miguel Salvatierra

Miguel Salvatierra

Periodista 'todoterreno'. Enamorado del balompié y de sus variantes. Apasionado por conocer. 'El fútbol es la cosa más importante de las menos importantes'. Arrigo Sacchi.