La Semana Santa de Sevilla ha comenzado a vivir su recta final con este Jueves Santo en en el que el sol ha brillado y las hermandades han podido respirar tranquilas para volver a procesionar tras dos años de pandemia.

La jornada ha estado marcada por el buen tiempo y el calor, que ha hecho que los sevillanos hayan tenido que refugiarse en las sombras para ver salir a las Cigarreras, la primera hermandad en procesionar este Jueves Santo.

Los Negritos ha sido la segunda hermandad en sacar sus procesiones a la calle, el Cristo de la Fundación y la Virgen de los Ángeles. Les siguió la hermandad de la Exaltación, que sacó sus imágenes de Santa Catalina 18 años después de la última vez. Aunque la salida del Cristo fue algo accidentada, la del palio pasó bajo el dintel sin problema alguno. Los vecinos, desde los balcones, recibieron a la Virgen con una petalá, dejando imágenes para el recuerdo de todos los hermanos.

La hermandad de Montesión fue la cuarta en llevar a cabo su estación de penitencia, poniendo en la calle sus dos pasos: La Oración en el Huerto y la Virgen del Rosario. Tras ella, le hermandad de la Quinta Angustia sacó a procesión a su única imagen, el Cristo del Descendimiento, que salió con música por primera vez en 118 años.

La hermandad del Valle, la penúltima del Jueves Santo y la única con tres imágenes: El Cristo de la Coronación de Espinas, Jesús con la Cruz al Hombro y Nuestra Señora del Valle.

La última hermandad, la Pasión, sacó a procesionar a sus imágenes acumulando el retraso de más de 50 minutos del resto de cofradías. Jesús de la Pasión y la Virgen de la Merced fueron las imágenes que cerraron este Jueves Santo, marcado de nuevo por los retrasos en Carrera Oficial.

Francisco Amador

Francisco Amador

Licenciado en Periodismo. Actualmente en Sevilla Actualidad y La Voz de Alcalá. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.

Alba Canovaca

Alba Canovaca

Periodista. Comunicando y aprendiendo de todo a mi alrededor. Involucrada en el periodismo social.