Los embalses de la Cuenca del Guadalquivir se sitúan, a día de hoy, al 55,5% de su capacidad

En la Comisión de Desembalse del Distrito Hidrográfico del Guadalquivir que se celebrará hoy, las organizaciones pedirán un aumento en el desembalse de la Cuenca del Guadalquivir. Las organizaciones ASAJA, Feragua, COAG-A, AREDA y UPA pedirán que se destine un total de 1.200 hectómetros cúbicos para el regadío, en lugar de los 1.000 hm3 que prevé la Agencia Andaluza del Agua. Los agricultores y regaderos justifican su propuesta en el aumento de agua almacenada en la cuenca andaluza, que cuenta con una ocupación del 55,5% de su capacidad.

Sevilla Actualidad/Agencias. Esta mañana tendrá lugar  el Pleno de la Comisión de Desembalse del Distrito Hidrográfico del Guadalquivir. En él se unirán las diferentes organizaciones agrarias y federaciones de regantes con los miembros de la Agencia Andaluza del Agua, para decidir  la cantidad de agua que se destinarán a los regadíos de los cultivos andaluces.

Dicha cantidad de agua, se desembalsará de la Cuenca Hidrográfica del Guadalquivir, que cuenta actualmente con un total de 4.087 Hm3 -hectómetros cúbicos- de agua embalsada.

Según las previsiones iniciales, de desembalsarán unos 1.000 hectómetros cúbicos. Cantidad que parece insuficiente a las diversas organizaciones. Que pedirán en la reunión de hoy un número mayor de hectómetros cúbicos para completar el riego de los distintos cultivos. La cifra media que pedirán se eleva a 1.200 hm3.

El presidente de la Agencia Andaluza del Agua, Jaime Palop defendió ayer que las lluvias registradas en el presente año hidrológico han roto una tendencia  a la baja que duraba años, lo que parece apuntar un «cambio de ciclo en cuanto a precipitaciones e incluso ante el fin de la sequía». Ya que a día de hoy la Cuenca del Guadalquivir se encuentra al 55,5% de su capacidad, casi el doble que el año pasado por estas fechas. Aunque 6 puntos por debajo de la media nacional.

Ante ello, Palop afirmó que la Cuenca andaluza abastece a una cantidad de población y un sector de regantes «importante», por lo que aunque «se puede ser optimista» es necesario aplicar el «principio de prudencia», recordando que, en la actualidad, el sistema continúa en «alerta» y es necesario guardar agua para futuras necesidades y enlazar con el próximo año hidrológico, que podría ser seco.

ASAJA y Feragua demandan agua para regar “todos los cultivos”

Mientras que Palop se mostró favorable, aunque prudente con respecto al aumento del agua a desembalsar, la organización agraria ASAJA la apoya firmemente. Así, la organización asegura que gracias a las nevadas invernales, se han ganado más de 300 hectómetros cúbicos, lo que  «debería permitir el desarrollo de una campaña de riego normal, con dotación plena».

Anunciando que en la comisión de esta mañana  instará a realizar un «esfuerzo especial para que los agricultores puedan sembrar toda su superficie de riego, lo que permitiría romper con la dinámica negativa de los últimos cinco años, en los que se ha producido una reducción de la superficie de riego”, lo que ha provocado cuantiosas pérdidas económicas para los agricultores.

Si la Agencia Andaluza del Agua no acepta el incremento de hectómetros cúbicos, ASAJA demandará que se mantenga el decreto de sequía, una norma que autoriza la reasignación de recursos y permite que se incremente la dotación global, y que ya se empleo con éxito el año pasado para permitir el riego del arroz.

Desde un punto de vista similar, la federación de regantes Feragua, por medio de su secretario general, Pedro Parias, también defiende el desembalse de al menos 1.200 hectómetros cúbicos de agua. Puesto que así  se conseguirá cierta «normalidad y remontar una situación muy difícil tras tres años de fortísimas restricciones».

Parias señaló la existencia de dotación «suficiente» para el riego de la totalidad de cosecha de arroz, que lleva dos años sembrándose al 50 por ciento, y para alargar la campaña para que se rieguen los cultivos hortícolas y leñosos en octubre.

Las organizaciones, de acuerdo con los 1.200 hectómetros cúbicos

Otra organización de regantes, COAG- Andalucía, está de acuerdo en la “prudencia” con respecto al vaciado de la Cuenca del Guadalquivir. Su presidente, Eduardo López, aseguró que la sequía «no se ha resuelto, aunque el año, desde el punto de vista hidrológico sea mejor», de forma que «no podemos gestionar este recurso en este año agrícola con demasiada alegría”.

A pesar de ello, la organización pide unos 400 hectómetros cúbicos por hectárea como caudal medio de todos los cultivos. Lo que supone una cifra cercana a los 1.200 en total. Si bien, López pide “flexibilidad” en la distribución del agua. Ya que “hay cultivos que terminan después y otros terminan antes», por lo que es necesario “beneficiar al conjunto de los agricultores y sectores productivos».

Por su parte, tanto la Asociación de Regantes de Andalucía (Areda) como la organización agraria UPA-A pedirán hoy que se alcance «una dotación suficiente que garantice la recuperación el cien por cien de la actividad agraria en la cuenca del Guadalquivir».

De esta forma, demandará 100 hectómetros cúbicos por hectárea para el olivar de Jaén y Córdoba así como una dotación de 350 hectómetros cúbicos para el arroz, en torno a 400 por hectárea para el resto de cultivos y el 80 por ciento de la dotación para la Cuenca del Almanzora. A juicio de esta asociación, con esta propuesta el regadío «estaría garantizado por un período de dos años».

www.SevillaActualidad.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *