El presidente de la Junta de Andalucía, José Antonio Griñán, pretende consensuar la norma por la transparencia

Jornadas para dibujar la futura Ley de Transparencia de Andalucía

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, ha apostado por debatir la futura Ley de Transparencia entre todos los partidos políticos con el objetivo de “avanzar en democracia, en transparencia y en compromiso ciudadano buscando el mayor acuerdo posible entre todas las fuerzas representativas de Andalucía”.

Griñán, que ha inaugurado en Sevilla las jornadas ‘Transparencia pública en Andalucía. Más transparencia, más democracia’, ha considerado que esta Ley debe ser “un paso más en el desarrollo del derecho de acceso a la información por parte de los ciudadanos y del deber de la Administración de facilitarla”, así como para que “la información se convierta en comunicación”, en diálogo entre Administración y ciudadanía.

El presidente de la Junta ha avanzado que la nueva norma incorporará “compromisos explícitos de transparencia” para los cargos públicos, para la actuación de las administraciones públicas, para las cuentas públicas y “para la capacidad de lo público de garantizar la transparencia en el ámbito de la regulación económica”.

Ha apostado, además, por una “Ley de máximos” que sirva a las administraciones autonómicas, provinciales y locales y que contribuya a “recuperar la confianza de los ciudadanos en las políticas”.

Una norma, ha detallado el presidente, que contenga “reglas de juego idénticas para todos”, con “retribuciones claras y públicas” que por un lado mantengan la política como “actividad remunerada” para “garantizar el libre ejercicio de la política” pero que por otro lado tengan en cuenta “la importancia de la dedicación exclusiva: una persona, un cargo”.

Además, según Griñán, se hace necesario instaurar “para determinados cargos de relevancia estatutaria el contraste parlamentario que debata sobre la idoneidad de los llamados a ejercerlos”.

El presidente de la Junta ha señalado además que es preciso que los partidos tengan una “financiación transparente, de la que se deben excluir donaciones” y que “los proyectos y programas electorales deben estar acompañados de una explicación o memoria económica sobre qué se pretende y con qué medios puede hacerse realidad lo que se ofrece como memoria electoral”.

“Entre los muchos debates que caben en este debate, tal vez el más importante sea el de recuperar dos cosas: la capacidad de la política de hacerse coincidente con la voluntad de los ciudadanos y la participación de éstos en la necesaria recuperación de la política”, ha agregado Griñán.

A su juicio, “la transparencia ha de ser un buen instrumento para recuperar parte del prestigio y la confianza de la política en la medida en que todas las decisiones que afectan a los ciudadanos sean coherentes con la voluntad de éstos y en la medida en que esas decisiones sean transparentes para éstos”.

El debate no puede reducirse al sector público

José Antonio Griñán ha recordado además que la crisis “no se ha producido por un exceso de actuación pública o por la política”, sino, por el contrario, por “el abstencionismo público y por la subordinación de la política a la ley de unos mercados financieros desregulados y sin controles públicos”.

Por ello, “el debate sobre la transparencia no puede recluirse en el ámbito de lo público”, sino que la política también debe ser capaz de “someter el funcionamiento económico a una regulación que impida los abusos y la desigualdad en la resolución de conflictos”, ha explicado.

Es preciso “dar transparencia a la acción pública y hacer de la política un instrumento útil para una ciudadanía activa y exigente”, consiguiendo “un gobierno abierto pero también un gobierno comprometido con las funciones de legitimación que le son propias”.

José Antonio Griñán ha abogado por “poner a disposición de la sociedad andaluza nuevas vías de diálogo para la interacción entre la Administración y el ciudadano”, puesto que “informar, consultar y hacer participar a los ciudadanos constituyen los pilares de todo buen gobierno” y contribuye “a desarrollar la confianza”, fortaleciendo “una sociedad civil comprometida” e incrementando “la calidad de nuestra democracia”.

En efecto, el presidente de la Junta ha remarcado que “en una democracia el poder es transparente en su ejercicio” y por ello, de acuerdo con la declaración de Naciones Unidas de diciembre de 2004, el objetivo es “convertir el derecho de acceso de los ciudadanos a la información en un derecho fundamental”.

Programa de las jornadas

Este jueves tiene lugar la mesa dedicada a ‘Transparencia y medios de comunicación. ¿Qué espera la sociedad?’ que debatirá sobre las relaciones entre los representantes públicos y los medios de comunicación y sobre cómo transmitir la información a la sociedad que, cada vez más, exige veracidad y transparencia.

Participarán en esta mesa los periodistas Román Orozco, director de la Escuela de Ciudadanos; Ignacio Escolar, director de eldiario.es; Lalia González-Santiago, del grupo Vocento; María Esperanza Sánchez, de Cadena Ser, y Mabel Mata, de Canal Sur Televisión. Modera la mesa Miguel Ángel Vázquez, secretario general de la Oficina del Portavoz del Gobierno. La clausura de las jornadas correrá a cargo de la consejera de la Presidencia e Igualdad, Susana Díaz.

www.SevillaActualidad.com

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad