rebajas-2

La campaña se prolongará en Andalucía hasta el próximo 7 de marzo. Los comercios están obligados a mantener las condiciones habituales de compra en este periodo.

La Consejería de Salud, a través de la Dirección General de Consumo, ha puesto en marcha con motivo del inicio del periodo de rebajas de invierno -que se extenderá hasta el próximo 7 de marzo- su campaña de inspección a establecimientos comerciales andaluces. Durante este tiempo, los inspectores tienen previsto realizar, al menos, 554 controles en Andalucía aunque, en la práctica, siempre se supera esta cifra fijada como mínima. Con ello, velarán por el cumplimiento de la normativa que regula este periodo especial de ventas, así como por el respeto de los derechos de los consumidores, especialmente la legalidad, transparencia y accesibilidad de los precios y la efectiva aplicación y cumplimiento de la normativa vigente referente a la información, publicidad, promoción, oferta y venta de bienes y servicios.

Para la realización de las inspecciones se tienen en cuenta, especialmente, aquellos establecimientos que han recibido mayor número de reclamaciones a lo largo del último año. Además, un 50% de las actuaciones se realiza en grandes superficies e hipermercados, mientras que el 50% restante corresponde al pequeño comercio. Por otra parte, el 20% de las inspecciones (el doble que en 2011) se harán a partir del segundo mes de rebajas para vigilar que en los establecimientos donde aún se anuncien mantengan, como mínimo, el 50% de los artículos rebajados, condición sin la que no puede considerarse venta en rebajas.

Para hacer la inspección más exhaustiva y responder a las demandas de los consumidores, los inspectores de Consumo de la Junta llevan desde hace un mes ejecutando una precampaña para comprobar que los productos están dispuestos para la venta previamente al inicio de las rebajas y constatar que efectivamente se ha producido una disminución en el precio de venta al público (además, se comprueban los medios de pago admitidos y las política de devoluciones). Esta precampaña, en la que se ha visitado el 10% de los establecimientos asignados por provincia, controla tiendas de electrodomésticos, calzado y textil por ser los comercios que concentran más ventas en esta época.

Con el pistoletazo de salida a las rebajas, los inspectores de Consumo, a través de los servicios en esta materia de las delegaciones provinciales de Salud, visitarán establecimientos de las ocho provincias andaluzas para comprobar, entre otros elementos, la claridad de la información sobre los precios en el etiquetado, donde debe aparecer  el precio anterior y el rebajado, y que se mantienen todos los derechos que asisten a los consumidores en cualquier otra época del años, como que los artículos rebajados estén en perfectas condiciones de calidad –que no puedan confundir a los usuarios con ventas de saldo-, que no hayan sido adquiridos especialmente para este periodo de ventas y que se mantiene el mismo criterio para las devoluciones y para las formas de pago.

Por provincias, está previsto que los técnicos de Consumo realicen un mínimo de 60 inspecciones dentro de esta campaña en Almería, mientras que en Cádiz serán al menos 72 los controles de este tipo que se efectuarán. Igualmente, se llevarán a cabo más de 68 inspecciones en comercios cordobeses y 72 en establecimientos granadinos. En Huelva, por su parte, están previstos 60 controles como mínimo; en Jaén, 68; en Málaga, 77, y en Sevilla, otros 77.

Normas de actuación

Los inspectores de Consumo procederán a realizar una serie de comprobaciones de acuerdo con un protocolo definido para este periodo especial de ventas. Así, además de constatar que los precios de los productos han bajado y han estado a la venta con anterioridad a las rebajas, se revisará si se admiten los medios de pago habituales y si se permiten devoluciones en el caso de que esa sea la política del establecimiento en cuestión el resto del año.

Del mismo modo, se verificará si los establecimientos disponen de horario de apertura y cierre, si se anuncia la venta en rebajas y si se indican las fechas del inicio y el final de este periodo.

Ya el año pasado se hizo especial hincapié en el segundo período de rebajas, por lo que los inspectores revisarán si los comercios tienen como mínimo el 50% de sus productos con descuentos, ya que deben cumplir este requisito para que se considere que efectivamente están de rebajas y así lo puedan publicitar para atraer a los consumidores.

Los productos deben conservar su precio habitual y el precio rebajado o, si se trata de un conjunto de artículos, el porcentaje de reducción aplicable.

Además, en el caso de que las rebajas no afecten a la totalidad de los productos comercializados, los inspectores comprobarán si los artículos rebajados están debidamente identificados y diferenciados del resto. Otro de los elementos que verificarán los técnicos de la Junta es si aparecen adecuadamente separados los productos en rebajas y los de saldos o que estén en liquidación, en el caso de que los haya en un mismo establecimiento.

Con los datos disponibles en el sistema informático de la Dirección General de Consumo, durante la campaña de inspección en el periodo de rebajas de invierno del ejercicio 2011 fueron realizadas 977 actuaciones inspectoras en un total de 857 un cumplimiento del 93%.

La Dirección General de Consumo de la Consejería de Salud recomienda programar las compras para no adquirir productos innecesarios y exigir siempre la factura o tíquet de compra, ya que es necesaria para realizar una devolución o plantear, en su caso, una reclamación.

Además, Consumo quiere recordar que las rebajas son una oferta realizada al consumidor consistente en una reducción de los precios habituales o de unas condiciones especiales de venta de forma que se abarata el producto, que solo están vigente durante unos periodos concretos del año regulados por decreto que son comunes para todos los comercios. Dentro de estos márgenes temporales los establecimientos pueden optar por reducir el periodo de rebajas, pero nunca podrán ofertar rebajas fuera de esos periodos.

Las rebajas no deben implicar una merma de la calidad. No pueden ofrecer productos deteriorados o artículos expresamente elaborados para ello. Se trata de una oferta de productos que estaban dispuestos para su venta en el establecimiento a un precio superior al menos un mes antes del inicio del periodo de rebajas.

El establecimiento, al anunciar la venta en rebajas, se obliga a disponer de existencias del artículo rebajado durante el periodo anunciado. Además, para que el establecimiento anuncie rebajas, debe tener rebajados más de la mitad de los artículos dispuestos para su venta. Asimismo, deben estar dentro del establecimiento de forma claramente diferenciada los artículos rebajados de los que no lo están.

Para informar sobre el ahorro que se obtiene, el establecimiento tiene obligación de anunciar en cada producto rebajado su precio original junto a su precio rebajado, sin superponerlo. Esta información también se puede dar como un porcentaje de descuento  aplicado al precio original.

Los comercios están obligados a aceptar los mismos medios de pago que admitan habitualmente, así como a otorgar las mismas prestaciones que normalmente otorgan, por lo que, si admite habitualmente tarjetas, las debe aceptar, así como las devoluciones que normalmente admita.

www.SevillaActualidad.com

Antonio Campos

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para Canal Sur TV. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro...