El Papa ha nombrado a Juan José Asenjo Pelegrina arzobispo coadjutor de la archidiócesis de Sevilla, adquiriendo el derecho a suceder a monseñor Amigo, que el próximo mes de agosto cumple 75 años.
Antonio Campos/Agencias. El actual obispo de Córdoba, Juan José Asenjo Pelegrina, es el elegido para suceder en Sevilla a Monseñor Carlos Amigo Vallejo. Así lo ha anunciado la Nunciatura Apostólica en España tras el nombramiento de Asenjo como arzobispo coadjutor de la archidiócesis de Sevilla realizado por el Papa.

El cardenal Amigo, titular de la diócesis a la que llega monseñor Asenjo, cumple el próximo 23 de agosto los 75 años, edad en la que los prelados presentan al Papa su renuncia a una sede episcopal, según informa Europa Press. De esta forma, y al menos hasta esa fecha, el obispo de Córdoba ejercerá como coadjutor de éste, dependiendo la asunción de la responsabilidad titular de la Archidiócesis del tiempo que transcurra hasta que monseñor Amigo acepte la renuncia.

En un comunicado, Carlos Amigo asegura congratularse “de poder contar como Arzobispo Coadjutor de Sevilla a un tan destacado miembro del episcopado español” y ruega a todos los miembros de la comunidad eclesial que en las celebraciones de este domingo “se hagan preces especiales de gratitud al santo Padre”.

La toma de posesión de Juan José Asenjo como Arzobispo coadjutor de Sevilla está prevista para el sábado 17 de enero a las 12 horas, en la catedral hispalense. Asenjo ya ha anunciado que no será hasta entonces cuando abandone su actual Diócesis de Córdoba.

“Me quedo cerca”

“Son muchos los sentimientos que se agolpan en mi mente y en mi corazón en estos momentos. Son sentimientos (…) de gratitud al Señor que me envía a la Iglesia metropolitana hispalense”, declaraba monseñor Asenjo en una carta a su actual Diócesis minutos después de conocerse la noticia.

Juan José Asenjo Pelegrina nació en Sigüenza, Guadalajara, en 1945, siendo ordenado sacerdote en 1969. Hasta su nombramiento como Obispo de Córdoba en 2003, ha ejercido como profesor y vicerrector de Eclesiología e Historia de la Iglesia en el Seminario Diocesano de Sigüenza, siendo director de la Residencia Universitaria de Magisterio Ntra. Sra. de la Estrella de la misma localidad. Ha sido también miembro del Consejo Presbiteral y del Colegio de Consultores durante doce años, director del Archivo Histórico Diocesano, canónigo encargado del Patrimonio Artístico, delegado Diocesano para el Patrimonio Cultural y Vicerrector del Santuario de la Virgen de la Salud de Barbatona.

Por delegación de los Obispos del Sur, es el Obispo responsable de la Pastoral de la Salud en Andalucía. Además, ese mismo año de 2003, y a propuesta del Consejo de Ministros, el Rey le concede la Gran Cruz de la Orden de Isabel la Católica por su colaboración en la preparación de la V Visita Apostólica del Santo Padre a España.

“Agradezco al Santo Padre la confianza que en mí deposita al encargarme este ministerio en la Archidiócesis de Sevilla. (…) No tengo otro tesoro que entregaros que a Jesucristo ni otro programa que conocerle y darlo a conocer, amarle y procurar que los demás lo amen y le sigan”, se ha dirigido a la Archidiócesis de Sevilla el nuevo arzobispo coadjutor, que anuncia que trabajará “sin desmayo, colaborando lealmente con el señor Cardenal, en la renovación constante de la vida interior de nuestras comunidades cristianas”.

“Lo primero que he hecho cada día a lo largo de estos cinco años, sin duda los más gozosos hasta ahora de mi vida sacerdotal y episcopal, ha sido dar gracias a Dios por ser Obispo de Córdoba. Estad seguros de que os llevo a todos en el corazón. Me quedo cerca, en la Iglesia hermana de Sevilla”, cerraba su misiva a Córdoba el arzobispo. El sábado 10 de enero está previsto que se celebrare, en la catedral de Córdoba, la Eucaristía de acción de gracias que servirá de despedida para Asenjo.

Próximo arzobispo de Sevilla

El recién nombrado arzobispo coadjutor de Sevilla tiene derecho de sucesión en este arzobispado, según recoge el punto 3 del canon 403 del Derecho Canónico, que, además, atribuye al arzobispo coadjutor “facultades especiales”.

“Si parece más oportuno a la Santa Sede, puede nombrar por propia iniciativa un obispo coadjutor, dotado también de facultades especiales; el obispo coadjutor tiene derecho de sucesión”, establece este punto.

Además, al quedar vacante la sede episcopal, el obispo coadjutor pasa a ser obispo de la diócesis para la que fue nombrado, con tal de que ya hubiera tomado posesión. Por lo tanto, no hay necesidad de nombramiento.

El precedente más cercano se produjo en 2001, cuando la Santa Sede nombró a Joan-Enric Vives obispo coadjutor del Obispado de Urgel. El 12 de mayo de 2003, y tras la renuncia de monseñor Joan Martí Alanis por motivos de edad, Vives se convirtió en el obispo titular.

www.sevillaactualidad.com

Antonio Campos

Licenciado en Periodismo por la Universidad de Sevilla, empezó en la comunicación local y actualmente trabaja para laSexta. Máster en Gestión Estratégica e Innovación en Comunicación, es miembro...