La amplia especialización y experiencia de sus profesionales junto a una completa cartera de servicios refrendan la eficiencia diagnóstica del cáncer de mama de la Unidad de Patología Mamaria del Hospital Universitario de Valme de Sevilla. Al año diagnostican casi 250 tumores malignos. Este volumen se ha mantenido durante la pandemia garantizando el abordaje precoz de las lesiones y favoreciendo el mejor pronóstico.

El cáncer de mama es un problema de salud de gran importancia, tanto por su potencial gravedad como por su incidencia. En el Área de Gestión Sanitaria Sur de Sevilla se diagnosticaron en el año 2020 un total de 232 cánceres de mama. Estos se detectaron mediante la aplicación de diversas técnicas de imagen y la coordinación con un equipo multidisciplinar de profesionales vinculados al abordaje diagnóstico-terapéutico de la patología mamaria: ginecólogos, oncólogos, patólogos y radiólogos.

El Valme ofrece un amplio abanico de opciones diagnósticas para la detección del cáncer de mama

El Hospital Universitario de Valme dispone de un abanico de opciones diagnósticas que potencian la precisión para la detección precoz. Esto lo convierten en uno de los centros sanitarios de la sanidad pública andaluza con la cartera de servicios más completa para el diagnóstico de las lesiones mamarias. Según el jefe de este servicio de apoyo clínico, Rafael Aznar, “nuestra trayectoria ha centrado su esfuerzo en detectar las lesiones más milimétricas posibles al objeto de realizar diagnósticos precoces que optimicen pronósticos de la enfermedad y permitan tratamientos quirúrgicos o terapéuticos de menor impacto en la paciente”.

En este abanico de opciones, dispone de la tecnología más básica, como la mamografía digital directa y la estereotaxia digital, hasta aquélla de mayor complejidad. En esta última destaca, en primer lugar, la`Mamografía Digital con Realce de Contraste´. Se remonta al año 2013 la experiencia de este hospital con dicha técnica. Utilizada como alternativa a la resonancia magnética por sus beneficios, consiste en administrar contraste iodado por vía intravenosa con la finalidad de que éste permanezca en la zona donde ha aumentado la vascularización como producto del tumor. Aporta frente a la resonancia las siguientes ventajas: mayor precisión acortando los tiempos de espera diagnósticos, optimizando la programación terapéutica y disminuyendo la ansiedad de las pacientes; menor incomodidad y también una opción más para pacientes que no pueden realizarse una resonancia de mama porque porten un dispositivo, como un marcapasos, o porque no la toleren, caso de pacientes que sufren claustrofobia.

La Tomosíntesis, una de las mejores técnicas para la detección del cáncer de mama

Por su parte, la otra gran técnica para el diagnóstico del cáncer de mama es la Tomosíntesis, que se implantó en Sevilla en el año 2017 a través del Área Hospitalaria de Valme. Está indicada para todas las mujeres que deban realizarse una mamografía, aunque cobra mayor importancia en mujeres con mamas densas al visualizar mejor las lesiones dadas las características de esta nueva tecnología: fusiona dos métodos como son la mamografía digital 2D y la tomografía. Al disponer de imágenes tridimensionales de la mama, permite la detección de lesiones muy pequeñas.

Del mismo modo, desde el año 2011 Valme aplica la técnica percutánea de `biopsia asistida por vacío´. Se trata de un procedimiento intervencionista consistente en un sistema de punción y aspiración por vacío con el fin de obtener abundantes muestras de la lesión, detectada previamente en la mamografía y en la ecografía, para su estudio. Se trata de un método que se lleva a cabo de forma ambulatoria, con anestesia local, poco agresivo y con gran fiabilidad en su diagnóstico que permite disminuir el número de biopsias quirúrgicas y la selección de pacientes candidatos a cirugía.

Un 10% más de detecciones en los últimos tres años

El cáncer de mama es la neoplasia más frecuente en la mujer y la primera causa de muerte por cáncer en el sexo femenino. En las estadísticas de supervivencia a este tumor es imprescindible el diagnóstico precoz. Al respecto, el Hospital Universitario de Valme ha materializado durante la última década un gran esfuerzo en su avance diagnóstico, traducido en la multiplicación de los hallazgos realizados. En 2010 se detectaban 70 casos de cáncer; mientras que en 2017 fueron rebasaron los 200 y en el año 2020 ascendieron a un total de 235.   

Unos datos que además, de confirmar el afianzamiento en la detección de este tumor a través del diagnóstico de tumores cada vez más pequeños, constata por parte de este centro el crecimiento de un 10% en la detección del mismo durante los últimos tres años y el mantenimiento de esta eficiencia asistencial aún en pandemia.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad