Portada » Opinión » Palabras desde Londres » Erre que erre
Palabras desde Londres

Erre que erre

Nunca fue más cierto que por la boca muere el pez. La respetable y honorable Priti Patel, ministra de Interior del Reino Unido, lo ha vuelto hacer, no tiene techo y está alcanzando el nivel de lo Trump-oso. Incluso parece que su listón se sitúa en el mismo rasero de cada líder de la extrema derecha mundial, para ellos occidente sólo y si eres millonario, los mismos que sienten el mayor desprecio a los Derechos Humanos.

Ha dicho en la televisión que los criminales europeos no pondrán un pie en el Reino Unido cuando se ejecute el Brexit, como supuestamente hacen ahora. Su afán es echar gente, cerrar puertas,  marcar el acento en que UE es la culpable y relacionar crímenes con foráneos. A pesar de su disfraz, la extrema derecha usa vocabulario plagado de  tremendas burradas.

 No estaría de más recordarle a la Señora Ministra del Interior lo que le sucedió a su familia con hechos parecidos, la expulsión por seis años de las competiciones europeas de clubes ingleses de fútbol, debido a los hechos protagonizados por sus aficionados.

Me temo que lo único que quiere es desviar la atención y de camino sembrar el odio y romper los lazos entre las distintas comunidades de personas que cohabitan en el Reino Unido. ¿Qué nos espera después de 31/12?

“Somehow we survive
and tenderness, frustrated, does not wither.”
“Investigating searchlights rake
our naked unprotected contours;”

Las diferentes naciones constituyentes han aplicado unas restricciones más severas con vista a salvar la Navidad como en el caso de Gales.

El Principado tiene un desempleo más bajo que el del Reino Unido después del descuartizamiento de la era post-Thatcher. Su escasa población y la inmigración han animado la economía de la nación celta que debido al ritmo sosegado de sus ciudades constituyen el destino de urbanitas descafeinados, eso sí, con una naturaleza privilegiada.

Debes leer también  El mayordomo del siglo XXI

“over our heads the monolithic decalogue
of fascist prohibition glowers
and teeters for a catastrophic fall;
boots club the peeling door.”

Para disminuir la propagación del virus, hasta el nueve de noviembre la gente debe quedarse en su casa y evitar contacto con quienes no sean del mismo núcleo familiar, se impondrán multas desde 60 libras esterlinas a 1920 libras en caso de reiteración, e incluso un pellizco más grande para el bolsillo si un juez se pone farruco con algún garrulo supereincidente.

Desconozco si funcionarán todas las medidas, pero si la aptitud de los dirigentes y la población es proporcional a los de la capital británica, me temo que el énfasis se debe poner en la educación y el civismo.

“But somehow we survive
severance, deprivation, loss.
Patrols uncoil along the asphalt dark
hissing their menace to our lives,”
Aparte de la ola de malas noticias que nos atacan a diario, hay que reconocer que tenemos bastante suerte si nos comparamos con el resto del planeta en muchos aspectos, la vacuna de Oxford pinta muy bien según las noticias que llegan. Difícilmente se puede distinguir entre la realidad y el balón de propaganda, pero hay una verdad como un templo: la profesionalización y la comercialización de los descubrimientos científicos de este tipo de universidades.

Los resultados de las pruebas de Phase I/II se han publicado en la prestigiosa revista científica británica The Lancet, según estos resultados no se aprecian problemas de seguridad recientes e induce a una fuerte respuesta inmune en todo el sistema inmunológico. La vacuna reacciona a las dos semanas provocando que los glóbulos blancos puedan atacar a todas las células infectadas con SARS-CoV-2 virus y una respuesta de anticuerpos en 28 días, los cuales consiguen neutralizar el virus, por lo tanto no se continúa infectando.

Debes leer también  La soledad individualista

Sin embargo, hay que ser cautelosos. No dudo que en Oxford haya equipamiento del mayor nivel mundial, pero si en algo son buenos los anglosajones es en el marketing, en vender los cuentos de la lechera que otros compran o se tragan. Sigamos atentos y esperemos que tengan éxito en la búsqueda de la cura,  que no le vendan la patente a una farmacéutica y ¡ojalá! que la distribuyan a través del NHS para todos quienes la necesiten.

“most cruel, all our land is scarred with terror,
rendered unlovely and unloveable;
sundered are we and all our passionate surrender
but somehow tenderness survives.- Dennis Brutus”

Aunque por aquí nos entretenemos y a la vez sufrimos al Prime Minister Boris Jhonson, donde se está produciendo un espectáculo bochornoso es en el otro lado del Atlántico. Guste más o menos quien gane en esas elecciones, se van a tomar decisiones que nos afectan diariamente a miles de millones de seres humanos. Guerras, embargos, comercio, bloqueo, sanciones, venta de armas, apoyo a golpes de estados, Brexit…Ser un protectorado militar  estadounidense es lo que tiene.

El calibre de las mentiras del Presidente candidato Trump es el de una persona mentirosa compulsiva. Biden  tampoco es un luchador por los derechos sociales de los estadounidenses, ni el salvador de democracia de ningún tipo.

La aberraciones dichas sobre el cambio climático, Estados Unidos  junto con China son dos de los países  más contaminantes y aún siguen en guerra y bloqueando países por petróleo. Esto último no me parece que vaya cambiar con ninguno de los dos.

El racismo es estructural. Un país compuesto por diferentes oleadas de personas de todas partes del mundo, no puede consentir en una jerarquización por el color de piel con una relación directa con el status social.

Debes leer también  El mayordomo del siglo XXI

La gran diferencia que veo ahora mismo es que Trump quiere un cambio con los lobbys facistas y Biden prefiere seguir con los neoliberales.

“ No god bless the Earth nor mankind”

En casa, tenemos a Granada con toque de queda, con una desbaratada actuación con el tema de los universitarios y la universidad, como siempre justos pagando por pecadores, y la situación empeorando. Mucho me temo que no se ha reforzado la sanidad como debiera. Siete centros cerrados y 234 aulas se han visto afectadas. Desde los 6 años con mascarilla para ir a todas partes. Volvemos a lo de siempre. Educación, civismo y refuerzo de la sanidad pública y educación. Es el único camino para acabar con esto.

“ See you soon”

Etiquetas

Sobre el autor

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y tesón, y por ahora, en Londres, surfeando a contracorriente en la ola del Brexit.

Escribir un comentario

Escribir un comentario

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required

El tiempo en Sevilla

Suscríbete a Sevilla Actualidad

* indicates required