A nuestro Prime Minister se le ha acabado el tiempo de gracia. Nadie se esconde ya para acuchillarlo en público. Incluso uno de sus fieles no ha dudado en soltar un abrupto comentario donde le ha exigido su renuncia:

In the name of God go-Davis

Sin duda, una gran parte del alto funcionariado, ese elegido a dedo, cuyo curriculum vitae se valora en menor medida que su padrino o madrina política, se ha comportado con un incivismo exagerado, introduciendo botellas de vino en maletas de viaje para que nadie los viera, evitando la prensa, en principio.

CONTENIDO EXCLUSIVO

Puedes hacerte socio o registrarte gratis

Si estás registrado o eres socio inicia sesión

Fran Pereira

Fran Pereira

Natural de Sevilla; en la Rábita, el mar me bautizó; aprendí a caminar y hacer travesuras como cazallero; en Dos Hermanas la escuela me dio alas, la Hispalense un motor; luego en México, bravura y...