Desde el otoño de 2020, la Ley del Cine andaluza estaba sometiéndose a consulta para conseguir modificarla. Es en medio de ese proceso, cuando un grupo de cineastas, que se dedican precisamente al género documental, deciden organizarse, conformar esta Mesa y redactar una carta con diez revisiones de la normativa que ellos entendían como «imprescindibles».

Esas propuestas de modificación partían de dos críticas principales que hacía la Mesa: una vocación industrial donde la prioridad era la generación de beneficios y la promoción de formatos comerciales y convencionales y, por otro lado, un “enorme desconocimiento” sobre el cine de No Ficción que el texto dejaba entrever (en palabras del propio comunicado de la Mesa).

CONTENIDO EXCLUSIVO

Puedes hacerte socio o registrarte gratis

Si estás registrado o eres socio inicia sesión

Nerea Larrinaga

La calle cuenta historias a diario y yo no puedo evitar pararme a escucharlas. Comunicación, relaciones internacionales, cultura de paz, derechos humanos, fotografía… y lo que esté por llegar.