Pedro Sánchez durante su declaración institucional por el ataque ruso a Ucrania

España ha abandonado la neutralidad en cuanto a la situación del Sáhara Occidental, y se ha posicionado a favor de su «autonomía» en el marco de la propuesta Marroquí.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, considera esta opción «la más seria, realista y creíble» en una carta que ha hecho pública Marruecos, en la que España «reconoce la importancia que tiene la cuestión del Sáhara para Marruecos».

«Hoy iniciamos una nueva etapa de la relación con Marruecos basada en el respeto mutuo, el cumplimiento de los acuerdos, la ausencia de acciones unilaterales y la transparencia y comunicación permanente», reza un comunicado publicado por el Gobierno.

«Esta nueva etapa se desarrollará, tal y como indican los comunicados del Gobierno de Marruecos, en una hoja de ruta clara y ambiciosa. Todo ello para garantizar la estabilidad, la soberanía, la integridad territorial y la prosperidad de nuestros dos países», señalan desde el Gobierno de España.

El Gobierno ha mostrado su «determinación para afrontar juntos los desafíos comunes, especialmente la cooperación en la gestión de los flujos migratorios en el Mediterráneo y en el Atlántico, actuando siempre con un espíritu de total cooperación, y restablecer la plena normalidad en la circulación de personas y bienes, en beneficio de nuestros pueblos».

Discrepancias ante el cambio de postura

Este apoyo a la autonomía del Sáhara Occidental no parece ser unánime dentro del ejecutivo. La vicepresidenta del Gobierno, Yolanda Díaz, ha reafirmado su compromiso «con la defensa del pueblo saharaui y con las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas»

Díaz ha señalado que «toda solución al conflicto debe pasar por el diálogo y el respeto a la voluntad democrática del pueblo saharaui. Seguiré trabajando en eso».

Miguel Salvatierra

Miguel Salvatierra

Periodista 'todoterreno'. Enamorado del balompié y de sus variantes. Apasionado por conocer. 'El fútbol es la cosa más importante de las menos importantes'. Arrigo Sacchi.