Rueda de prensa de Emvisesa / SA

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la empresa municipal Emvisesa, ha iniciado los trámites para la rehabilitación de un edificio ubicado entre los números 23-25 de la calle García Ramos y 24-26 de la calle Mendoza Ríos con el objetivo de ejecutar en este inmueble un proyecto social de alojamientos para jóvenes y personas mayores.

El proyecto que fue abordado por urgencia en la última junta de gobierno se ha iniciado con la cesión del inmueble desde la Delegación de Hacienda y Administración Pública a la empresa municipal de vivienda con la que se intenta poner fin al deterioro y abandono del inmueble durante los últimos diez años. De hecho, este edificio fue expropiado por el Ayuntamiento en el año 2008 por un importe de 1,7 millones de euros y desde entonces ha pasado por Gerencia de Urbanismo, Emvisesa y el Ayuntamiento de Sevilla sin que se haya adoptado medida alguna para impulsar su recuperación.

“Es un proyecto que vuelve a reflejar el giro que hemos dado a las políticas de vivienda en este mandato. Después de un periodo de abandono por completo, recuperamos este edificio en pleno centro de la ciudad para rehabilitarlo y darle uso con un proyecto de innovación social que sigue el modelo implantado en otros puntos de Europa”, explicó el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, quien presentó hoy esta iniciativa junto a la delegada de Relaciones Institucionales, Economía y Comercio (y presidenta de Emvisesa), Carmen Castreño, y el gerente de la empresa municipal, Felipe Castro.

El proyecto prevé recuperar este inmueble con plazas de alojamiento para entre 50 y 60 personas en módulos de entre 50 y 80 metros cuadrados a través de un proyecto de rehabilitación sostenible con un modelo de intervención social intergeneracional. El presupuesto del proyecto es de 2,1 millones de euros y la previsión es que las obras, que tendrán una duración de 20 meses, puedan comenzar antes de fin de año.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad