La enorme rama de ficus caída esta mañana ha obligado a cortar el tráfico/ José Ruíz
La enorme rama de ficus caída en 2010 obligó a cortar el tráfico/ José Ruíz

Alertas informativas en tu móvil

Súmate al mejor canal de alertas informativas de Sevilla en Telegram. Entérate de todo al instante en Sevilla Actualidad

Una de las grandes ramas del Ficus de la Iglesia de Santa Ana, en pleno corazón de Triana ha caído hoy sobre la calle San Jacinto. No se han producido heridos y solo se ha roto un semáforo.

Belén Zurbano. De “milagro” calificaba Francisco José Torres, camarero del bar La Blanca Paloma, que el incidente se haya saldado sin heridos. “Antes ya se habían caído ramas, pero hacía viento. Hoy, así, de repente, sin nada, ha sido un milagro que no haya pasado nada”.

Ante la actitud confiada de los vecinos que esperaban en el paso de cebra para cruzar, la rama se precipitó al vacío arrancando el semáforo que regula el tráfico de la esquina de San Jacinto con Pagés del Corro. Un coche que pasaba resultó dañado por la caída y camareros del bar Blanca Paloma tuvieron que socorrerlo. “Hemos tenido que forzar un poco la puerta porque se había quedado atascado por el golpe”, aseguró Torres. El suceso tuvo lugar sobre las 11:30 y provocó cortes en la circulación.

No es la primera vez que se cae alguna de las ramas de este famoso ficus centenario que alberga el patio de la iglesia de San Jacinto. Los vecinos aseguran que el año pasado hubo incidentes y que hace tan sólo quince días también. “Pero hace quince días fue dentro del patio de la iglesia y apenas nos percatamos”, afirmó Fátima Riquelme.

José Pérez, de la Asociación de Comerciantes del Casco Antiguo, aseguró que ya habían denunciado con anterioridad el mal estado de las ramas, que se encontraban sobrecargadas. “El Distrito sigue pasando de lo que ocurre en Triana”, se quejó. “Además, los bomberos han tardado mucho en llegar porque las obras de Monsteseirín están dejando a Triana con los accesos colapsados”.

A pesar del susto, el popular barrio de Triana aún tenía ánimo para celebrar cómo, el operario que podaba algunas de las ramas, era en realidad, operaria. “Mira, mira, si es una mujer”, “Ale, ale, esto sí que es igualdad”, se escuchaba entre el gentío, que miraba con atención la poda improvisada.

www.SevillaActualidad.com