Desalojo de los estudiantes encerrados en el Rectorado de la US.

Los estudiantes que mantenían una acampada por Palestina en el Rectorado han sido desalojados a la fuerza por la Policía Nacional. La Universidad de Sevilla asegura que la «ocupación» ha limitado el libre movimiento y desarrollo de las actividades. En una carta, el rector Miguel Ángel Castro manifiesta que se han producido intentos de negociación y de comunicación con los ocupantes para «reconducir su inaceptable actitud». Lamenta que haya sido «infructuoso» y que no ha habido voluntad de diálogo.

La Universidad considera que las actuaciones de estos estudiantes han ido incrementando su hostilidad y agresividad en las últimas fechas, «creciendo la indignación de nuestra comunidad y aumentando las dificultades para el desarrollo de las actividades académicas en este momento del curso académico de singular importancia y trascendencia para nuestro estudiantado», afirma Castro.

El detonante ha sido la ocupación del decanato de la Facultad de Filología tras cuatro semanas en el césped de la Real Fábrica de Tabacos. «Entendemos esta ocupación como una nueva escalada de la presión social al equipo rectoral cuya única respuesta a nuestra invitación a una reunión ha sido el silencio. En concreto, les mandamos dos correos, solicitando una audiencia con motivo de trasladarles nuestras reivindicaciones. Nunca recibimos respuesta», aseguran.

«Aunque el rector Miguel Ángel Castro se esfuerce en difundir el mensaje de que la Universidad de Sevilla ya haya roto relaciones con Israel, la realidad es otra: en el Claustro del 27 de mayo solo se suspendieron temporalmente las relaciones con dos universidades israelíes hasta que estas se comprometieran con la paz, una condición que carece de criterios claros y no garantiza una interrupción duradera de los vínculos académicos. Como si fuera poco, el rector además se niega a nombrar el genocidio contra el pueblo palestino como tal y sigue hablando de un conflicto, como si se tratara de una guerra entre iguales. No se ha hecho mención alguna a las relaciones de la Universidad de Sevilla con empresas y entidades financieras patrocinadoras del genocidio como el Banco Santander», explican los estudiantes en un comunicado. De esta manera, exigen «el cese definitivo de cualquier vínculo institucional de la Universidad de Sevilla con universidades israelíes y empresas privadas que financien la violencia contra la población palestina».

El rector, «ante el preocupante avance de la hostilidad» y la «responsabilidad ineludible» de mantener el desarrollo de las actividades académicas programadas, ha solicitado a la Delegación del Gobierno de España el desalojo y desmantelamiento de la acampada. Finalmente, esta se ha producido durante la madrugada.

Licenciado en Periodismo. Actualmente en Sevilla Actualidad y La Voz de Alcalá. Antes en Localia TV y El Correo de Andalucía.

Deja un comentario