Archivo - Plaza de España de Sevilla, archivo - María José López - Europa Press - Archivo

Tras el anuncio del alcalde de Sevilla, José Luis Sanz, del cierre de la Plaza de España y la privatización de las visitas, la Junta de Andalucía se ha pronunciado y ha recordado que el monumento está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y que, por tanto, tiene el grado máximo de protección que establece la Ley de Patrimonio Histórico Español. Además, requiere el acuerdo de varias administraciones debido a las distintas titularidades que ostenta.

El Ejecutivo andaluz ha resaltado que el alcalde de la capital hispalense es «el que mejor conoce la ciudad y su idea sobre la Plaza», señalando además que el proyecto del regidor «garantiza el acceso gratuito de los sevillanos al recinto».

El Consistorio de Sevilla planteará a la Dirección General de Patrimonio del Estado, dependiente del Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas de María Jesús Montero, un convenio de colaboración con el que crear una «unidad de gestión» para el mantenimiento y conservación de la Plaza de España. Este supondría, entre otras medidas, cerrar el conjunto monumental y cobrar la entrada a los turistas.

La idea del Ayuntamiento pasa por que los empadronados en Sevilla y los nacidos en la capital y en la provincia estén exentos de pagar. El Consistorio, titular del espacio de la plaza comprendido entre los bancos de las provincias y la balaustrada, propone crear un itinerario turístico-cultural por el interior del enclave sujeto a «una tarifa no disuasoria sustentando en un estudio comparativo». que, a su juicio, «tendría gran aceptación y una significativa capacidad para generar ingresos».