Obras en el ramal técnico del tramo norte de la línea 3 del Metro de Sevilla. - JUNTA DE ANDALUCIA

Las obras de la línea 3 del Metro de Sevilla cumplen este martes 20 de febrero un año desde que el presidente de la Junta, Juanma Moreno; el delegado del Gobierno en Andalucía, Pedro Fernández; y el entonces alcalde de Sevilla, Antonio Muñoz, pusieron la primera piedra del ramal técnico tras acordar las administraciones regional y central un convenio de financiación para el tramo norte (Pino Montano-Prado de San Sebastián) de 1300 millones de euros.

Cerca de 14 años después del estreno de la primera y única línea de Metro, doce meses después del inicio de las obras de la línea 3 y tras un cambio en la Alcaldía de Sevilla, con José Luis Sanz al frente del Ayuntamiento, las obras del tramo norte de la línea 3 avanzan y esta primavera llegan a Pino Montano.

El primer subtramo del tramo norte de la línea 3 del Metro, que incluye el trazado por el barrio de Pino Montano, ha sido adjudicado por 96 millones de euros a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por OHL-Guamar, que será la encargada de estos trabajos en un tramo de 2,4 kilómetros de longitud, el equivalente a una cuarta parte del recorrido de todo el tramo norte. A este primer subtramo se presentaron una docena de ofertas con 36 empresas.

«El inicio de las obras del tramo norte de la línea 3 del Metro ha sido posible gracias a que la Junta se embarcó en 2019 en un proceso de revisión y actualización de los proyectos, que se encontraban obsoletos y caducados después de transcurrir más de diez años de su elaboración. Y ha sido gracias al empuje del Gobierno de Juanma Moreno que se obtuvo la financiación para el tramo norte, 1366 millones de euros –incluida la partida de 66 millones para la compra de los trenes que asume en solitario la Junta– que es de las mayores inversiones en infraestructuras no sólo en Andalucía, sino en el país», expone la Consejería.

«Gracias a este impulso –continúa la Administración–, ya se está ejecutando la primera obra, el ramal técnico; se ha adjudicado el primer tramo subterráneo, por importe de 96 millones euros, y se ha licitado el siguiente tramo, el cual se espera adjudicar en breve, por un importe de 122 millones de euros. También en este primer trimestre se licitará el tercer tramo subterráneo, por importe de 208 millones de euros, lo que supondrá que el 63% de la línea estará ya en ejecución», señala la Consejería de Fomento, exponiendo que las cuantías suman más de 400 millones de euros.

«Este fuerte impulso logrará el objetivo fijado de lograr que la nueva línea de Metro –la 3– esté en funcionamiento en 2030. Pero los esfuerzo no quedan sólo ahí y el compromiso también está desde hace tiempo en el desarrollo de las líneas que se demandan: el tramo sur de la línea 3 y la línea 2. Simultáneamente, se está redactando el estudio informativo y el proyecto de construcción del tramo sur de la línea 3, continuación de las obras que ya están en marcha», destaca el departamento de Rocío Díaz.

«Actualmente, este contrato, que alcanza los 3,3 millones, está en fase de realización de los tramites ambientales y consultas públicas a los agentes implicados. Esperamos contar próximamente con la definición de la alternativa óptima y continuar con su redacción. También en este primer semestre se procederá a licitar la actualización del estudio informativo de la línea 2, el cual incluirá también la tramitación ambiental del mismo», señala.

El primer subtramo de la línea 3 abarca casi una cuarta parte del trazado del tramo norte de la línea 3 del Metro entre Pino Montano y Prado de San Sebastián –1,7 de 7,4 kilómetros– más la ejecución de 699 metros para completar el ramal técnico, que enlazará la línea con talleres y cocheras. El tramo de ramal recoge un viaducto de 138 metros de longitud para salvar en superficie el cruce con el arroyo Tamarguillo y la Ronda Norte (SE-20). Seguidamente, se construirá 1,7 kilómetros de trazado por el barrio de Pino Montano hasta alcanzar la Ronda Urbana Norte, incluyendo tres paradas. Salvo los primeros 300 metros en superficie, el resto del trazado discurre soterrado.

La red completa del Metro es un asunto que ha llegado hasta la Comisión Europea gracia a la Asociación Sevilla Quiere Metro. De hecho, el pasado 15 de febrero, la citada entidad compareció ante la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo para solicitar «de forma expresa», en primer lugar, que «el Gobierno de España formalice su compromiso de cofinanciar el tramo sur de la línea 3 y formalice su compromiso de cofinanciar la línea 2, de forma análoga a lo que ya se ha acordado para el tramo norte de la línea 3».

En segundo lugar, y aludiendo a la competencia de la Junta sobre los metros, ha reclamado a la Junta de Andalucía que «formalice el compromiso de terminar el proyecto constructivo del tramo sur de la línea 3 en este año y a buscar la parte de la financiación que le corresponda». Por otro lado, y en referencia a la línea 2, ha instado a la Junta de Andalucía a que selle «su compromiso de finalizar el anteproyecto de la línea 2 a principios del año 2026 de forma que esta línea pueda ser incluida en el siguiente programa operativo Feder que comienza en el año 2028 y, mientras tanto, trabajar en el proyecto constructivo para que esté completamente finalizado en 2028».

La Comisión de Peticiona admitía mantener abierta la petición de Sevilla Quiere Metro y, por tanto, supervisar los pasos que se van dando para hacer realidad la red completa. El presidente de la Asociación Sevilla Quiere Metro, Manuel Alejandro Moreno Cano, avisaba en la Unión Europea de la «pobreza» de transportes que sufre Sevilla desde hace años, una situación que «si no remediamos, se hereda de generación en generación». «Toda la sociedad civil sevillana espera una respuesta de las instituciones que la representan –Ayuntamiento, Junta, Gobierno de España y Comisión Europea–. ¿Podemos contar con ustedes?».

En su intervención en la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, Moreno exponía que Sevilla «lleva décadas esperando una infraestructura que nos saque de la pobreza en transporte. Sin embargo, este proyecto ha sido utilizado demasiadas veces como motivo de enfrentamiento político, en perjuicio de la ciudadanía». Esta situación «ha cambiado y la clase política está unida en torno a este proyecto. No hay ninguna duda. De hecho, el último Pleno del Ayuntamiento de Sevilla aprobó una declaración institucional a favor de la red de Metro, respaldada por todos los partidos», defendía.

El presidente de Sevilla Quiere Metro recordaba a la Comisión que, en abril de 2023, recibió un informe del Ministerio de Transportes en el que el Gobierno de España «ratificaba su compromiso con la cofinanciación del tramo norte de la línea 3 del Metro, cuyas obras ya han comenzado. Sin embargo, este informe no mencionaba, de ninguna forma, el compromiso del Estado para la cofinanciación de las líneas cuya construcción sigue a la espera de los proyectos constructivos y la financiación necesaria», aludiendo al tramo sur de la línea 3 y la línea 2.

La falta de esta red de Metro genera en Sevilla y su área metropolitana «un gran problema» con «muchas caras», exponía la asociación, que aludía en primer lugar al hecho de que existe una «movilidad ineficiente» y «poco sostenible». «Sin red de Metro, Sevilla no podrá alcanzar su compromiso de descarbonización en un escenario de alta ambición. Invertir en proyectos como la red de Metro no sólo es necesario sino que es una urgencia», argumentaba. Asimismo, Manuel Alejandro Moreno Cano aludía al «fuerte impacto en la salud» ya que una mala calidad del aire tiene un «efecto profundo en la cantidad y calidad de la vida».