No me refiero a la primera acepción que nos ofrece el DLE (2022) del término vítor, en masculino plural, sinónimo de viva o aplauso, o de la interjección usada para vitorear, equivalente al ¡Viva (insertar nombre de la persona agraciada)! Tampoco de la segunda extensión, que la entiende como función pública donde se aclama a alguien o se aplaude una hazaña o acción gloriosa. No, no va por ahí mi andadura sevillana. Estos de hoy guardan relación con unos letreros escritos sobre una pared, cartel o tablilla, en aplauso de una persona por alguna hazaña, acción o promoción gloriosa y que suele contener la palabra vítor o víctor, que también se escribe así. Es decir, estamos ante una especie de símbolo o reconocimiento público -en forma de arte callejero para unos, para otros se trata de simple vandalismo urbano-, que en cualquiera de los casos tiene algunos siglos de antigüedad, si bien en Sevilla sabemos a ciencia cierta de su existencia hace tan solo unas pocas décadas.

De cierto grafiti sobre el suelo

Ni que decirle tengo que de esta entrega bien podemos afirmar que es diferente a la mayoría, aunque no es la primera vez que su contenido aparece por estos predios, ya que fueron mencionados a propósito del grafiti de la actriz, científica e inventora austríaca Hedy Lamarr (1913-2000), quien nunca estuvo en Sevilla más allá de lo que mostró, mientras duró, un dibujo de su rostro sobre el suelo de losas de la Avenida de la Constitución (Hedy Lamar en Sevilla).

CONTENIDO EXCLUSIVO

Puedes hacerte socio o registrarte gratis

Si estás registrado o eres socio inicia sesión

Carlos Roque Sánchez Gómez

Catedrático de Física y Química jubilado. Autor del blog 'Enroque de Ciencia' (carlosroquesanchez@gmail.com)