Fotos del ficus contenidas en el informe técnico.

El Ayutamiento de Sevilla ha recordado en sus cuentas en redes sociales los puntos del análisis técnico que se realizó del ficus de San Jacinto en el año 2021, después de que se produjeran varias caídas de ramas. La última ocurrió en el mes de marzo de 2021, cuando una rama de grandes dimensiones hirió a seis personas, una de ellas de gravedad, según recuerda el consistorio hispalense.

En una vista previa a intervenir en el árbol, los autores del informe ya detectaron varios problemas en el ficus: corteza abultaza y seca en una rama de 70 centímetros de diámetro y de una longitud de 3,5 metros y en la que se apreciaba pudrición. Por otro lado, los expertos señalaron «aparición de raíces epígeas (aéreas descendiendo verticalmente) que se introducían sobre esas fendas aprovechando su humedad y provocando una autofagia del propio árbol (es decir, el árbol se alimenta de sí mismo). Una actividad natural del ficus que restaba estabilidad de las ramas». Los último que apreciaron en esta vista previa fue una gran cantidad de hongos, «que dejan patente el avance futuro de las pudrición».

Tras ello, los técnicos aseguraron que estos daños en el ficus de San Jacinto eran consecuencia de «podas drásticas» y del «entorno en el que se desarrolla este ejemplar». Esto conllevó serias quemaduras en el tronco del árbol y un estrés hídrico («problemas de absorción por falta de agua y necesidad contante de buscarla»). A esto, el análisis técnico añade la limitación que le provoca el entorno al ficus de San Jacinto.

Consecuencias

El informe describe que las zonas quemadas por el sol y con estrés hídrico («necrosadas») facilitan la colonización hongos xilófagos. Además, el informe señala, textualmente, la «peligrosidad del árbol ante episodios de vientos y periodos de sequía prolongados y altas temperaturas» por haber varias ramas naciendo del mismo punto (el texto los describe como «los ejes debilitados, la desestructuración de la copa y la mala inserción de reiterados en los puntos de corte»).

Por último, señalan los técnicos que este problema en el ficus de la parroquia de San Jacinto podría ocasionar más errores en cadena que harían aumentar la inestabilidad de otras ramas.

El Ayutamiento acata la suspensión cautelar de la poda y pondrá medidas de protección

Después de que un auto judicial suspendiera de manera cautelar la tala del ficus centenario de San Jacinto, el consistorio paralizó las tareas de apeo, aunque ya estaban en un estado avanzado, y se hizo cargo de asegurar la zona para los viandantes. «Tras la notificación de la resolución judicial, ayer se adoptaron medidas inmediatas por parte de Urbanismo, Parques y Jardines y Policía Local para garantizar la paralización de los trabajos en curso, para garantizar la seguridad de las personas y finalmente se precintó el compás de la iglesia de San Jacinto, y hoy en continuidad con lo establecido en el auto de suspensión, se están valorando por el Servicio de Parques y Jardines las medidas de protección del árbol que puedan realizarse de forma inmediata, y para el periodo que pueda prolongarse, en su caso, la suspensión cautelar de la licencia», reza un comunicado difundido por el Ayutamiento.

Aseguran que lo primero que se hizo fue acordonar la zona inmediata al árbol y que en estos momentos aún se analizan posibles medidas que garanticen la seguridad durante el tiempo que estas tareas se mantengan paradas. En el mismo texto, el gobierno local ha vuelto a escudarse en el informe de 2021 para conceder la licencia de apeo que ahora se encuentra parada.

Manuel Rocha

Manuel Rocha

Periodista andaluz. @_manuel_RG_ en Twitter.