Lopera

Fiscalía pide tres años de cárcel para Lopera

Manuel Ruiz de Lopera tendrá que declarar ante el juez el 5 de junio de 2017, acusado de un presunto delito de apropiación indebida cuando se encontraba al frente del club.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Sevilla ha señalado para el 5 de junio de 2017 la declaración en juicio del expresidente del Betis Manuel Ruiz de Lopera por delito de apropiación indebida continuada y, alternativamente, delito de administración desleal, por los que Fiscalía solicita una pena de 3 y 2 años de cárcel, respectivamente, y una indemnización al equipo de futbol de cerca de cuatro millones de euros.

El juicio comenzará el 18 de abril con la resolución de cuestiones previas a las que está previsto dedicar varias sesiones, antes de que el 5 de junio se escuche la declaración del que fuera el presidente del club verdiblanco. Además, el juicio tiene previsto seguir desarrollándose durante los meses de julio y septiembre.

En esta causa, junto a Manuel Ruiz de Lopera, están también acusadas otras siete personas que ocuparon cargos en el Betis y vinculadas a distintas empresas relacionadas con su ex-presidente.

Será el magistrado Angel Márquez Romero quien presida este juicio, magistrado que ocupa el cargo de presidente de la Sección Tercera de la Audiencia de Sevilla.

Polémica gestión

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado tres años de cárcel para el ex presidente del Real Betis Manuel Ruiz de Lopera por un delito de apropiación indebida en su gestión al frente del club, mientras que también le pide el pago de una multa de 2.700 euros y el abono de una indemnización que asciende a 3,6 millones de euros, informan agencias.

Además de los tres años de prisión para Lopera, solicita tres años para Molina, y uno para Ferraro de Mora y González Martínez, mientras que interesa la libre absolución de Francisco Javier Páez Ruiz, Ana María Ruiz Peña, Ángel Martín y del ex consejero delegado del Betis Luis Oliver.

En su escrito de acusación, de 25 páginas y del que informan agencias, la fiscal, que solo acusa a cuatro de los ocho procesados, solicita que Lopera abone al Betis de forma conjunta y solidaria junto al también acusado Guillermo Molina Pérez 591.017 euros en concepto de indemnización, y subsidiariamente que se condene al pago de dicha cantidad a Tegasa.

Reclama que paguen 3.078.742 euros al Betis, cantidad de la que deben responder solidariamente como “cómplices” María Teresa González Martínez y Mercedes Ferraro. La Fiscalía pide también que se condene a Encadesa al pago de esta segunda cantidad de manera solidaria con los dos primeros acusados, y a Farusa solidariamente por 450.759 y 592.593 euros, y a Frigimueble solidariamente en 90.151 euros.

El Ministerio Público relata en su escrito que Lopera, como consejero delegado del Betis desde el 2 de septiembre de 1992, propuso en abril de 1993 al Consejo de Administración “a fin de procurar solvencia” al club “ante su deficitaria situación económica” que Tegasa gestionara los recursos de la entidad, “materializándose su consentimiento” en la suscripción en un contrato de “arrendamiento y prestación de servicios” entre el presidente del Betis, José León, y Tegasa, representada por su administrador único, el procesado Francisco Javier Páez.

Este contrato “tenía por objeto conseguir apoyo económico y financiero” para el Betis, dice la Fiscalía, que añade que Lopera “gestionaba” el Betis y Tegasa “con el asesoramiento” de Molina.

Para la Fiscalía, Tegasa “se obligaba a atender pagos ordenados por el club, hasta el límite de 850 millones de pesetas, a cambio de ceder en arrendamiento el Real Betis sus instalaciones, derechos y servicios para gestión y cobro”.

Explica el escrito que en 1999 los resultados positivos de temporadas anteriores y la corriente, 98/99 -27,3 millones de euros- “evidenciaron el cumplimiento de los objetivos y finalidad de los contratos suscritos”, señalando que Lopera firmaba contratos a partir de 1996 en representación del Betis en su calidad de consejero delegado, “a pesar de su vinculación personal y patrimonial con Tegasa y Farusa”.

Añade que “por ello tenía el deber de ser el más celoso gestor de los intereses del club, aprovechó favorables circunstancias económicas para perpetuarse al frente, disponiendo y planificando arbitrariamente el futuro a corto y medio plazo del Betis para que siguiera bajo su gestión y tutela como si fuera otra sociedad más de su grupo familiar”.

Todo ello, “incumpliendo” deberes de diligencia y “extralimitándose en sus funciones, sin informar ni contar con la aquiescencia del consejo de administración, organizó la sucesión de Tegasa en la gestión de recursos y fondos del Betis, sustituyéndola por una sociedad creada para ello, Encaje del Deporte Sociedad Anónima (Encadesa)”.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad