móviles-campaña

La campaña lanzada por Raíces y Brotes Sevilla para esta Navidad está destinada al reciclaje de móviles con varios objetivos como el de evitar la contaminación del medio ambiente.

La propuesta de Raíces y Brotes Sevilla (grupo de voluntarios del Instituto Jane Goodall) esta Navidad es la creación de una red de negocios que participan en la recogida de móviles en desuso para su reciclaje simplemente colocando uno de los contenedores que ellos mismo reparten para convertirlos en punto de recogida de móviles. La campaña propone alargar la vida útil de nuestros móviles, y a la vez ofrece a los ciudadanos una forma sencilla y gratuita de aportar móviles en desuso (en funcionamiento o no).

En España existen hoy día más de 50 millones de líneas de teléfonos móviles activas, para unos 47.000.000 millones de habitantes de todas las edades. A este número de terminales deben agregarse aquellos móviles más antiguos que son reemplazados y que los ciudadanos guardan o tiran a la basura, siendo la tasa de reciclaje cercana al 5%.

Si se suman las cifras de los demás países, se alcanza una demanda global de siete billones de móviles (2014), cuya fabricación requiere una inmensa cantidad de materias primas, algunas provenientes de zonas en conflicto. Por ejemplo, la explotación ilegal por parte de guerrillas de minerales estratégicos como el coltán, fundamental para la tecnología de nuestros móviles, ordenadores y consolas, sirve para financiar conflictos bélicos que han producido millones de víctimas en la República Democrática del Congo.

Por ello, esta campaña tiene varios objetivos como reutilizar terminales y reducir la insostenible demanda de sus componentes, reciclar elementos útiles y disponer adecuadamente de materiales tóxicos, evitando la contaminación del medio. Recaudar fondos para proyectos de apoyo al desarrollo de ciudadanos congoleños, y a los programas de educación y conservación en República del Congo, como el del Centro de Recuperación de Chimpancés de Tchimpounga. Allí, el Instituto Jane Goodall cuida de más de 150 chimpancés rescatados, la gran mayoría llegados en pésimas condiciones tras ser decomisados a cazadores, traficantes o particulares.

Además, el Instituto Jane Goodall trabaja activamente en varios países africanos para combatir las causas de los problemas que afectan a la comunidad humana, destruyen el ecosistema y diezman las poblaciones de chimpancés y otros animales, a través de la concienciación de la sociedad civil, del desarrollo de las comunidades locales (construcción de escuelas, radios, pozos de agua, talleres de planificación familiar, campañas contra la malaria, grupos Roots & Shoots, actividades económicas alternativas) o con programas de protección de los ecosistemas.