Así quedó el vehículo de la víctima tras lo sucedido

Agentes de la Policía Nacional han detenido al conocido delicuente Ivi, de 26 años, por robar presuntamente joyas de un vehículo al que tiroteó e intimidó con un arma de fuego. Se le acusa de los delitos de tentativa de homicidio, tenencia ilícita de armas, robo con violencia, lesiones, contra la salud pública y contra la seguridad del tráfico. El detenido junto a otra persona en paradero desconocido, se apoderó de un muestrario de joyas que trasportaban las víctimas en un vehículo, consiguiendo que perdieran el control del turismo a causa de los disparos efectuados. El arrestado portaba en sus desplazamientos un arma de fuego y su vivienda estaba preparada para detectar cualquier intento de aproximación, constándole además hasta cinco requisitorias judiciales en vigor.

Persecución a tiros para robar las joyas

Los hechos tuvieron lugar la madrugada del día 8 de diciembre, cuando la policía tuvo conocimiento de un accidente de tráfico en la SE-30. Los agentes comprobaron que el turismo siniestrado presentaba impactos de arma de fuego en toda la parte trasera. Tras ser evacuado uno de los heridos por los servicios sanitarios, ambas personas fueron citadas para ser oídas en declaración al referir que les habían sustraído joyas mediante intimidación con arma de fuego.

Una vez el grupo de Atracos de la Brigada Provincial de Sevilla, realizó las primeras diligencias de investigación se pudo conocer que las víctimas viajaban desde Córdoba para vender joyas, momento en el que según las declaraciones practicadas, se percataron que eran seguidos por un turismo a gran velocidad, escuchando a continuación fuertes impactos procedentes de la parte trasera del vehículo hasta que el conductor pierde el control y da varias vueltas de campana.

En ese instante, aparecen dos personas que se apean del turismo perseguidor y uno de ellos, portando una escopeta con una linterna acoplada, se dirige al conductor, le intimida y le agarra por el cuello exigiéndole la entrega de las joyas de oro que portaba, con un valor aproximado a 151.000 euros, dándose a la fuga a continuación.

Tras las múltiples gestiones de investigación, los investigadores lograron identificar a los dos presuntos autores de los hechos, resultando que uno de los implicados se trataba de un delincuente conocido en el mundo criminal por el empleo de la violencia y armas de fuego, teniendo en vigor hasta cinco requisitorias judiciales.

Momento de la detención del atracador

Siempre llevaba un arma de fuego y adoptaba importantes medidas de seguridad

A pesar de las exhaustivas medidas de seguridad que el acusado de robar estas joyas adoptaba en sus desplazamientosse logró ubicar el domicilio de residencia, comprobándose que el mismo disponía de cámaras de videovigilancia y perros de presa, así como otros de gran tamaño, que le permitían anticiparse ante cualquier persona que se aproximara a las inmediaciones. También se pudo comprobar durante la investigación que el investigado iba armado siempre con un arma de fuego.

Una vez estudiado el plan de asalto y con la correspondiente orden de entrada y registro, el pasado dia 6 de abril se dispuso un dispositivo policial, con la colaboración de los GOES (Grupo Operativo Especial de Seguridad) cuya finalidad pretendía llevar a cabo la detención del principal investigado, evitando que durante el asalto el mismo hiciera uso de las armas de fuego o lograra huir la acción policial, siendo detenido cuando estaba próximo a una pistola, municionada y lista para hacer fuego.

En el registro se intervino una escopeta, un arma de fuego, un cargador, munición de diferentes calibres, chaleco antibalas, una máscara antigás, juego de prioritarios luces de policía, nueve sprays de defensa personal, hachís, tres equipos de transmisiones, seis relojes, dinero en efectivo, así como una cadena de oro sustraída el día de los hechos.

El detenido por robar las joyas a base de tiros fue puesto a disposición judicial el pasado día 8 de abril, decretándose su inmediato ingreso en prisión, continuándose las gestiones para la localización del segundo de investigados que se encuentra en paradero desconocido.