Torre Don Fadrique restauración
Restauración de la Torre de Don Fadrique.

Las obras de restauración de la Torre de Don Fadrique, que comenzaron el verano de 2021, están a punto de llegar a su fin. Este proyecto se presentó en el año 2019 y se esperaba que estuviese terminado al año siguiente, pero debido a la pandemia del covid-19, las obras tuvieron que retrasarse.

El Ayuntamiento de Sevilla ha mostrado los resultados de como está quedando la Torre de Don Fadrique tras su restauración. El patio exterior de este edificio ya se ha rehabilitado completamente e incluso ya se trabaja en la organización de visitas para darlo a conocer a la ciudadanía.

Los resultados de la conservación de la torre ya son visibles, se ha realizado una limpieza generalizada, se han preconsolidado los paramentos de ladrillo y afianzado las cornisas y ornamentos y se han restaurado o en su caso sustituido las carpinterías.

La leyenda de la Torre de Don Fadrique

Cuenta la historia que la Torre de Don Fadrique fue mandada construir en 1252 por el Infante de Castilla Don Fadrique, hermano de Alfonso X «El Sabio» e hijo de Fernando III «El Santo» y de Beatriz de Suabia. Hasta nuestros días, han llegado varias versiones para explicar por qué el infante quiso ubicarla en su palacio en Sevilla.

La torre vendría a ser el lugar para los amorosos encuentros entre el infante y Doña Juana, su madrastra entonces viuda, con la que Fernando III contrajo matrimonio tras la muerte de Beatriz de Suabia. El entorno real, la nobleza, el clero y el pueblo desaprobaron la relación de los jóvenes enamorados, porque en aquel entonces establecieron que una reina no podía tener amantes secretos o volverse a casar. Debido a estas presiones externas, la reina volvió a su tierra de origen, Francia. Doña Juana fue forzosamente desterrada y Don Fadrique, que se había quedado en Sevilla, también sufrió su propio destierro. Fue acusado por ofender al decoro real y sentenciado por su hermano, Alfonso X «El Sabio», a muerte. Desde entonces la Torre de don Fadrique no volvió a ser utilizada

La realidad es que Don Fadrique murió por orden del rey Alfonso X, acusado de intrigar contra el soberano. Como expone la documentación de la época, de manos del propio Alfonso X, «el rey mandó afogar a don Fadrique», pena generalmente usada para actos de traición, el ahogamiento en agua.