Policía Nacional Estadio Betis

La Subdelegación del Gobierno en Sevilla, junto a los diferentes Cuerpos y Fuerzas de Segurridad, los clubes y la Federación Española de Fútbol, han dado a conocer este viernes cuál ha sido el plan de seguridad diseñado con motivo de la final de la Copa del Rey que se jugará este sábado en el Estadio de la Cartuja entre el Betis y el Valencia. Dicho plan cuenta con un apartado para repeler posibles ataques terroristas.

El dispositivo de seguridad se compone de más de 2.000 agentes, atendiendo a la magnitud de la convocatoria, y participan agentes de la Policía Nacional, Guardia Civil, Policía Local de Sevilla, Unidad de Policía Adscrita a la Junta de Andalucía y el servicio privado de seguridad del Estadio de La Cartuja. Además, intervienen servicios de Bomberos, Protección Civil y 061.

La Policía Nacional aporta más de 1.000 efectivos y participarán grupos operativos de Unidades de Intervención (UIP), unidades de Prevención y Reacción (UPR), Atención al Ciudadano, subgrupo de motos de la UPR, funcionarios de la Brigada Provincial de Información, Unidad Provincial de Seguridad Privada, efectivos de los distritos, Caballería, guías caninos, TEDAX y medios aéreos.

En esta ocasión, con la presencia de S.M. El Rey y distintas autoridades en el estadio de a Cartuja para ver la final de la Copa del Rey, se incorpora al dispositivo la Guardia Civil, que también velará por la seguridad en el Aeropuerto de San Pablo y la fluidez en las carreteras afectadas antes, durante y tras la finalización del encuentro, dentro de las competencias encomendadas a la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, especialmente en las vías interurbanas afectadas, como la SE-20 (A-4 Isla de La Cartuja)

Por su parte, el estadio de La Cartuja destina 750 vigilantes de seguridad privada y auxiliares, así como perros y guías especializados en la detección de material pirotécnico y estupefacientes. Policía Local, Bomberos y Protección Civil destinan también numerosos efectivos, a los que hay que añadir dos ambulancias con su correspondiente dotación de médicos, enfermeros y técnicos del 061.

El subdelegado del Gobierno en Sevilla ha subrayado que «tenemos la oportunidad de demostrar la capacidad de Sevilla para acoger encuentros deportivos en un entorno seguro”. A este respecto, ha indicado que la ciudad cuenta ya con una importante experiencia en la celebración de grandes eventos y en la coordinación de planes preventivos y de seguridad, “en los que la coordinación resulta clave».  

Los agentes formarán parte del centro de coordinación (CECOR), establecido en la Jefatura Superior de Policía de Andalucía Occidental, que se activará a las 09:30 horas del sábado,  23 de abril. 

Fase precrítica

La estrategia para garantizar la ciudad se dividirá en tres fases. La primera de ellas será la fase precrítica, que se activa este viernes a las 15:00 horas. En esta se prestará especial atención a los grupos ultras de ambos equipos, o incluso algunos seguidores peligrosos que puedan llegar desde otros puntos de España.

Además, se establecerá un dispositivo de prevención general en la ciudad, con presencia policial mediante patrullas en zonas de interés por afluencia de aficionados, con capacidad de reacción ante cualquier incidente.

De igual modo, se refuerza el despliegue habitual en la estación de ferrocarril de Santa Justa y en el Aeropuerto, en el exterior del estadio de La Cartuja y en los alojamientos de los equipos participantes. Asimismo, se protegen los traslados y actividades de los equipos participantes.

Segunda fase, la crítica

Esta fase se activa a las 15:00 horas del sábado y se mantendrá hasta las 22:00, hora de inicio del partido. En esta fase se establece un dispositivo antiterrorista y de prevención de orden público, con especial atención al estadio de La Cartuja y zonas de concentración de aficionados.

La zona del estadio de La Cartuja es donde más se reforzará la seguridad en Sevilla por la final de Copa. Tanto, que se han establecido tres franjas de seguridad, que en su exterior restringirá el tráfico rodado a vehículos, con sistemas de interposición y bloqueo para evitar incidentes. Un segundo círculo de seguridad se establece con el vallado del estadio en su perímetro, con puntos de acceso con cacheo e inspecciones. El círculo más inmediato estará constituido por las puertas del estadio, donde se efectuarán nuevos registros.

En esta fase se intensificarán los controles de protección en los hoteles asignados a los equipos y árbitros y en las zonas de reunión de aficionados (Fan Zones) de los clubes finalistas.

En el caso concreto del Real Betis Balompié, se desplegará un dispositivo específico en las inmediaciones del Benito Villamarín para que los seguidores sigan el encuentro través de pantallas gigantes. El dispositivo actuará en las horas previas al encuentro y desde el inicio y final del partido. Durante el encuentro, permanecerá activo un dispositivo antiterrorista y de prevención de orden público en la ciudad; en el estadio de La Cartuja, para evitar alteraciones de orden público y en la zona de influencia y aparcamientos de aficionados.

Fase postcrítica

Una vez concluida la final de Copa del Rey, los agentes colaborarán en el desalojo del estadio, en el refuerzo de la seguridad en las zonas de embarque de aficionados en autocares y nodos de transporte, mientras que se mantendrá el dispositivo antiterrorista y de orden público. Además, se vigilarán especialmente los puntos de Sevilla que se prevén de alta concentración de aficionados en función del ganador de la Copa del Rey.