Aunque guarda relación con el cierto, broncíneo y jerónimo monumento de 1995, el huevo colombino de hoy es menos físico, en realidad no es más que uno de esos supuestos sucedidos del que, para más inri, sabemos existe más de una fuente.

Una paternidad compartida que en ningún caso quita validez al fondo de la historia pues, como dicen los italianos, ‘E se non é vero, è ben trovato’ “Y si no es verdad, está bien traído”, lo cual es cierto. Una evidencia quizás de su naturaleza apócrifa que no implica por ello que carezca de su propia historia y ciencia, de sus ciencias asociadas mejor dicho ¿Qué sabemos del huevo de Colón?

CONTENIDO EXCLUSIVO

Puedes hacerte socio o registrarte gratis

Si estás registrado o eres socio inicia sesión

Carlos Roque Sánchez Gómez

Catedrático de Física y Química jubilado. Autor del blog 'Enroque de Ciencia' (carlosroquesanchez@gmail.com)