Tras varios meses de debates y proyectos en el seno de la Universidad de Sevilla, finalmente ha sido aprobada la medida de poner los exámenes de recuperación en el mes de julio. Con esta medida la institución hispalense pretende ponerse a la altura de otras muchas del resto de España y la Unión Europea, quienes desde hace años sitúan las recuperaciones o segunda convocatoria en el mes de julio, aproximadamente un mes después de la primera.

Además, las clases en los grados comenzará el 12 de septiembre. El curso contará con 40 semanas de duración, 30 de ellas de clases y 10 para la realización de los exámenes. Por tanto el primer cuatrimestre irá hasta el 22 de diciembre. El segundo cuatrimestre comenzará el 30 de enero y finalizará el 26 de mayo. En el caso de los másteres, el curso empezará el 10 de octubre y el primer cuatrimestre se extenderá hasta el 3 de febrero y el segundo cuatrimestre desde el 13 de febrero hasta el 9 de junio.

El periodo de exámenes comenzará el 9 y finalizará el 26 dentro del mes de enero para el primer cuatrimestre y para el segundo las fechas de examen se comprenderán entre los días 27 de mayo y 17 de julio. Y, aquí la novedad más relevantes, la segunda convocatoria de exámenes en la Universidad de Sevilla tendrá lugar entre el 4 y el 17 de julio.

El curso 22/23 será excepcional, ya que coincidirán parcialmente en la primera semana los exámenes de septiembre con el inicio del curso académico, circunstancia que solo se dará el próximo curso. En el caso de los másteres, también se ha dado libertad para la organización, incluso para el comienzo del curso, de acuerdo con la demanda de cada uno.

Estos cambios en las fechas arreglarán, entre otras cosas, el caos que suponía hasta ahora la matriculación en el mes de septiembre si al alumno le había quedado alguna durante el curso, ya que, por lo general, a la hora de entregar la matrícula aún no conocía las notas y debía matricularse en la asignatura suspensa para después tener que borrarse.

Razones para el cambio

La primera es la atención a los estudiantes más necesitados de las becas del Ministerio, ya que el adelanto en el calendario de solicitud de las becas de casi cinco meses que ha iniciado este año hará, si el curso acaba en julio, que las becas puedan estar resueltas antes, y pueda cubrir adecuadamente las necesidades del estudiantado. Unos 26.000 estudiantes de la US se benefician actualmente de estas becas, por lo que esta ayuda afectará a un colectivo importante.

La segunda razón es relativa a la admisión en los másteres más demandados a nivel nacional. Son muchos los estudiantes que no pueden conseguir ser admitidos al no haber finalizado el curso en el mes de julio, a veces por solo una asignatura.

En tercer lugar, se ha tenido en cuenta que las tasas de estudiantes presentados en las convocatorias de septiembre y diciembre son bajas, por lo que se pretende aumentar dichas tasas pasando la segunda convocatoria al mes de julio, y la tercera al mes de octubre en el curso 2023/24.

Por último, el nuevo calendario académico permitirá la posibilidad de poder optar a la oferta de trabajo durante el verano para los que han finalizado sus estudios. Estas son las cuatro principales razones que se han tenido en cuenta para adelantar la convocatoria de exámenes, si bien existen otros motivos como participar en las becas de colaboración de los departamentos, la facilidad para la movilidad nacional e internacional y la mejor organización de la matrícula.