El Juzgado de Instrucción Nº 11 de Sevilla está investigando la presunta agresión de un conductor de autobús a un taxista. los hechos ocurridos el pasado mes de enero en Sevilla en los que la víctima, taxista, tras recriminar al acusado estar estacionado en un lugar exclusivo para taxistas, sufrió una fuerte paliza por parte del chófer del autobús provocándole lesiones que necesitaron de intervención quirúrgica.

La víctima circulaba por la Avenida Luis de Morales de Sevilla, cuando se disponía a estacionar el vehículo en la zona específicamente habilitada para ello frente al Corte Inglés de Nervión cuando vio que el autobús conducido por el acusado obstaculizaba gravemente la zona de estacionamiento, circunstancia por la que recriminó su actitud al mismo, momento que fue aprovechado por el chófer del autobús para apearse del vehículo y agredir de forma violenta al taxista que no pudo defenderse de la agresión sufrida ni repelerla de ningún modo.

Agentes de la policía fueron avisados de la agresión por un grupo de taxistas que se encontraban en la zona, circunstancia por la que un dispositivo policial se trasladó al lugar, tomando declaración a las partes. La víctima tuvo que ser asistida por los servicios médicos de urgencia, en primer lugar, desplazándose la ambulancia al lugar de los hechos y, tras ello, en el Servicio de Urgencias del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla.

La víctima fue asistida e intervenida quirúrgicamente a consecuencia de un fuerte puñetazo en la nariz que le generó un hundimiento de los huesos propios y desviación del tabique nasal causando insuficiencia respiratoria, así como un importante hematoma en la zona de pómulo y ojo.

Según el abogado de la víctima, Fran Peláez del despacho de abogados PenalTech, los hechos «revisten una especial gravedad, tanto por la forma en que ocurrieron, como por las graves consecuencias sufridas por la víctima, tanto físicas, como psicológicas».

Javi Gómez

Periodista. En Twitter: @jav097