Molino de la Torre Blanca/Google Maps

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Comisión Ejecutiva de la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente, ha aprobado ejecutar un proyecto de obras de emergencia sobre los restos del Molino de la Torre Blanca, situado en el interior del Parque del Guadaíra. El arranque del proceso de licitación se ha producido tras la valoración positiva de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía. Esta ha avalado con su informe favorable la intervención propuesta. Este inmueble está declarado Bien de Interés Cultural y forma parte del Catálogo Periférico de Protección del PGOU además del Catálogo de Protección Arqueológica, en el que figura como yacimiento.

La actuación que se ejecuta con este contrato está diseñada para eliminar los riesgos evidentes que presenta este bien inmueble y garantizar su preservación y seguridad. Tiene un coste entorno a los 11.000 euros y un plazo de ejecución de un mes. Las obras podrán comenzar apenas concluya el proceso de licitación con la adjudicación del contrato. El proyecto redactado por la Gerencia de Urbanismo y Medio Ambiente se centra en devolver a este inmueble las necesarias condiciones de seguridad, tanto para el propio edificio como de cara a evitar posibles intrusiones en el mismo. Se trata de medidas de carácter urgente y provisionales, respetuosas con el valor patrimonial del Bien, y previas a un futuro proyecto de restauración integral.

¿Cómo se llevará a cabo?

En primer lugar se tabicarán los huecos existentes en la planta baja para impedir el acceso a la torre. Asimismo, se adoptarán medidas tendentes a eliminar el riesgo de caídas que consistirán en un cimbrado de los huecos a modo de apuntalamiento de los mismos mediante la colocación de mallas de protección. Respecto al hueco central que presenta la bóveda de la planta primera, se procederá a ejecutar una plataforma con ligeros anclajes en el suelo para su mantenimiento en su posición correcta. En cuanto a la intervención en las fachadas y cubiertas, se limitará a la eliminación de toda la vegetación espontánea que existe actualmente, la consolidación de aquellos elementos que presenten riesgos de desprendimientos y, el cierre de los mechinales que han quedado sin protección tras la demolición de los restos del molino.

Los orígenes del Molino de la Torre Blanca se remontan al periodo andalusí y sus restos remiten a un modelo de torre militar ampliamente extendido por el Bajo Guadalquivir durante el siglo XIV, a la que se adosaba un molino, que aprovechaba para su funcionamiento la fuerza del agua de un meandro del Guadaíra que discurría en sus inmediaciones. Esta construcción quedó definitivamente aislada y descontextualizada y posteriormente quedó enmarcada en el Parque de Guadaíra.

Sevilla Actualidad

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad