Un adolescente inmigrante trató hace unos días de precipitarse por la ventana del juzgado de menores de Sevilla. Según ha adelantado ABC de Sevilla, dos policías y un juez habrían sido los ángeles de la guarda de este menor. Haciendo cadena humana, consiguieron agarrar el cuerpo del joven, que se encontraba prácticamente suspendido en el aire, y devolverlo dentro sin que sufriera daño alguno.

El varón, de 17 años de edad, había comparecido el pasado once de junio en el juzgado en calidad de detenido. A pesar de que durante el juicio mostró una actitud tranquila y sosegada, el menor trató de lanzarse al vacío por la ventana del juzgado, una vez concluyó la comparecencia y tras conocer su situación procesal.

Deja un comentario