Coche patrulla quemado de la comisaría de Ranilla / PP
Coche patrulla quemado de la comisaría de Ranilla / PP

Un hombre ha quemado un coche patrulla de la comisaría de la Policía Local de la Ranilla después de que los agentes practicasen al sujeto un test de alcoholemia, según ha denunciado el PP.

El Grupo Municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Sevilla ha alertado de la «desprotección» en la que denuncian que se encuentra la Policía Local «en sus propias dependencias». Algo ya denunciado por este partido y por el propio sindicato y que, esta pasada noche, ha escrito un nuevo episodio cuando un individuo al que se le había practicado un test de alcoholemia, posteriormente, ha prendido fuego a uno de los vehículos policiales que se encontraba estacionado en la Comisaría de Ranilla.

Al igual que la Comisaría de la Macarena, donde el Partido Popular ya denunció sus deficiencias, en las dependencias de Ranilla las cámaras de seguridad no ha servido para prevenir o interrumpir los hechos puesto que estas o no funcionan o no están dirigidas a los vehículos y patrullas policiales en sus lugares de estacionamiento. Algo «ya denunciado por los propios policías pero que no halla solución ni propuesta solvente alguna por parte del gobierno municipal de Juan Espadas».  

El concejal del Partido Popular, Jesús Gómez Palacios, lamenta que a la quema de contenedores y coches de los últimos días en el barrio de los Remedios o en San Pablo se le una este atentado contra la autoridad policial de la ciudad. En este sentido, Gómez Palacios recuerda que “es importante que nuestros policías tengan todos los instrumentos y medios técnicos disponibles. Ya no solo para esclarecer un delito, también para prevenirlo, interrumpirlo y disuadirlo”. 

“Frente a esta situación, tenemos a un gobierno municipal paralizado por la ausencia de un alcalde que en los últimos meses ha visitado Granada, Jaén o Málaga pero que no ha ido a ni una sola de las comisarías con más carencias de la ciudad que gobierna”, concluye.

El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, ha afeado al PP que, ante un hecho delictivo “aislado” como la quema de un vehículo de la Policía Local aparcado frente a la comisaría de La Ranilla, “en vez de condenarlo y manifestar su apoyo y solidaridad a la plantilla, vuelva a su manido discurso político de la desprotección policial y la inseguridad en la ciudad de Sevilla que no se corresponde con la realidad”. “Es un incidente aislado e intencionado que se está investigando como una posible represalia por una actuación policial previa, y cuyo autor se está tratando de identificar y localizar”, ha relatado. Los propios policías de La Ranilla se encargaron de extinguir el incendio del patrullero.

“El concejal Jesús Gómez Palacios está permanentemente desacreditando al cuerpo de la Policía Local de Sevilla y extendiendo irresponsablemente una sensación de miedo y de inseguridad, sea cual sea el barrio o sea cual sea el suceso, pese a la gran labor y el esfuerzo que están desplegando los agentes durante la pandemia, asumiendo una carga adicional de trabajo para hacer cumplir las normas sanitarias”, ha contraatacado el delegado.

Juan Carlos Cabrera ha asegurado que las inversiones en las instalaciones (comisarías) y medios (patrulleros, armas, equipos) de la Policía Local “son constantes”, al tiempo que ha recordado la incorporación al cuerpo en el último año de 62 nuevos agentes, con una previsión de alcanzar una cifra de 300 plazas convocadas al final de este mandato municipal.

Sevilla Actualidad

Equipo de redacción de Sevilla Actualidad

Deja un comentario